Así se conmemora esta fecha, y el sentido es la búsqueda de conciencia de las decenas de miles de niños que resultan atacados o fallecidos en contexto de guerra entre potencias, bombardeos y atentados.

«Los niños necesitan paz y protección en todo momento. Las reglas de la guerra prohíben la captura ilegal de civiles, los ataques a escuelas u hospitales, el uso, el reclutamiento y la detención ilegal de niños y la denegación de asistencia humanitaria. Cuando surgen conflictos, estas reglas deben ser respetadas y quienes las incumplen deben rendir cuentas. Ya basta. Hay que poner fin a los ataques contra los niños» (Henrietta Fore, Directora UNICEF)

¿Por qué se espituló esta fecha?

Fue un 19 de agosto de 1982, en su período extraordinario de sesiones de emergencia sobre la cuestión de Palestina, que la Asamblea General, «consternada ante el gran número de niños palestinos y libaneses que han sido víctimas inocentes de los actos de agresión de Israel», decidió destinar un día para la conmemoración de esta problemática.

De esta manera, se estableció el 4 de junio de cada año, como el Día Internacional de los niños víctimas inocentes de la agresión.

Carolina Bisgarra