El hantavirus, propagada por ratones silvestres infectados, hoy está en boca de todos. Pero lo cierto es que hay casos desde la década de 1980 e incluso hay regiones del país donde la enfermedad es endémica. Aquí, todo lo que debe saberse, desde las variantes de sus cepas hasta la forma de prevención.


¿Qué es el hantavirus?
Es una enfermedad viral aguda grave, causada por el virus Hanta. Se propaga a través del contacto con la saliva, las heces y la orina de los ratones silvestres infectados (principalmente los colilargos)
¿Cuántas variantes tiene el virus?
Hay muchas cepas. La que afecta al Sur se llama Andes, y es distinta a la registrada en el norte del país y en la provincia de Buenos Aires, ambas más leves.

¿Cómo se transmite?
Se reportaron cuatro formas.
Por inhalación: es la causa más frecuente. Ocurre cuando respiramos en lugares abiertos o cerrados (galpones, huertas, pastizales) donde las heces o la orina de los roedores infectados desprendieron el virus contaminando el ambiente.
Por contacto directo: Al tocar roedores vivos o muertos infectados, o las heces o la orina de estos roedores
Por mordeduras: Al ser mordidos por roedores infectados.
Por vía interhumana: puede transmitirse entre personas a través del contacto estrecho con una persona infectada durante los primeros días de síntomas, a través de la vía aérea.

¿En qué regiones del país se encuentra?
En Argentina se han identificado cuatro regiones endémicas: Norte (Salta, Jujuy), Centro (Buenos Aires, Santa Fe y Entre Ríos), Noreste (Misiones) y Sur (Neuquén, Río Negro y Chubut).
¿Cuándo se reportaron los primeros casos en el país? En la década de 1980.
¿Existen vacunas o tratamientos específicos para el hantavirus?
No, se deben tratar los síntomas y el paciente se debe mantener aislado. Si el cuadro se complica, pueden verse afectadas la función de los pulmones y el corazón debido a una respuesta inadecuada del sistema inmune y como consecuencia, en algunos casos, llevar a la muerte. Por ende, los pacientes deben ser ingresados en establecimientos hospitalarios, de preferencia con unidades de terapia intensiva que cuenten con asistencia respiratoria mecánica.

¿Cuáles son los principales síntomas?
Son similares a los de un estado gripal: fiebre, dolores musculares, escalofríos, dolores de cabeza, náuseas, vómitos, dolor abdominal y diarrea, sin congestión nasal o resfríos. Con el tiempo puede aparecer dificultad para respirar, lo que se conoce como “síndrome cardiopulmonar por hantavirus”.

¿Qué deben hacer las personas ante un caso sospechoso?
Las personas que presenten síntomas de la enfermedad deben concurrir rápidamente a un establecimiento de salud para la consulta y evitar el contacto estrecho con otras personas.

¿Qué consejos de prevención se da a los habitantes de zonas endémicas?
Lavarse las manos con agua y jabón; ventilar los ambientes dentro de su domicilio; realizar la limpieza de su vivienda con solución de lavandina (un pocillo en un balde de agua); mantener los alrededores de la vivienda y galpones ordenados y limpios; usar lavandina para desinfectar y ventilar previamente; no menos de una hora los ambientes que permanecieron cerrados por tiempo prolongado; y realizar tareas rurales con ropa, calzado adecuado y protección respiratoria con barbijo o pañuelo. Si hay brotes, guardar reposo y no asistir a lugares públicos.
Tips para los viajeros a zonas endémicas. En caso de acampar, elegir un lugar libre de malezas y no dormir en contacto directo con la hierba; respetar las indicaciones de los guardaparques y guardafaunas, la cartelería y el personal de salud; recorrer senderos habilitados, con ropa y calzado adecuado, evitando lugares con malezas.

Carolina Bisgarra