La Cámara de Diputados tomó la decisión en el marco de la pandemia de Covid-19, como medida complementaria a la moratoria.

La iniciativa, que fue girada al Senado, se aprobó con 250 votos a favor y dos abstenciones -correspondientes al Frente de Izquierda- tras un breve debate en el que el oficialismo y la oposición destacaron el acuerdo alcanzado.

El proyecto declara la emergencia para los procesos de concursos y quiebras hasta el 31 de marzo de 2021 y extiende los plazos previstos en la ley 24.522, al establecer que en cada proceso, los jueces de concurso deberán «fijar fundadamente un nuevo cronograma».

Según el proyecto, durante el plazo que dure la emergencia se suspenderá el cómputo de plazos procesales en todos los procesos regidos por la Ley 24.522 de Concursos y Quiebras.

En el caso de los juicios que se inicien a partir de la entrada en vigencia de esta nueva norma -que deberá pasar al Senado para su sanción definitiva- el plazo para los procesos, que actualmente es de 30 días, se extenderán a 180 días «pudiendo el juez a pedido del deudor (…) extenderlo por única vez en sesenta días adicionales».

Además, el proyecto suspende «los procesos de ejecución de cualquier tipo de garantías de obligaciones financieras y la totalidad de las subastas judiciales y extrajudiciales, incluidas las hipotecarias y prendarias».

LF