Los gremios docentes de la provincia de Buenos Aires rechazaron este miércoles la nueva propuesta salarial del gobierno de María Eugenia Vidal, por lo que el inicio normal de clases, previsto para el próximo 6 de marzo, quedó en serio riesgo.

La nueva propuesta que acercaron las autoridades bonaerenses durante la segunda reunión paritaria realizada en La Plata contempla una suba salarial que equipare la inflación de este año más un 5% extra de aumento como compensación por el 2018. Los maestros, sin embargo, reclaman que ese resarcimiento sea del 15%.

Según explicaron autoridades bonaerenses, este nuevo esquema se incorpora al ajuste por índice de precios que determine el Indec y que ya había presentado hace 15 días. Así, el Ministerio de Educación liquidará una mejora del 2,9% en enero y del 3,6% en febrero. Las actualizaciones hasta marzo serán mensuales y, a partir de allí, trimestrales.
De esta manera, se prevé «una recomposición salarial por el año 2018 asegurando un salario mínimo para todos los docentes de $ 20.150 para el mes de marzo en la categoría ingresante con turno de medio día».

Con el aporte extra de 5%, se intenta «recuperar» la pérdida de poder adquisitivo del año pasado que era uno de los reclamos de las entidades que forman el Frente Gremial (FEB, Suteba, Uda, Udocba, Amet). Los sindicatos pusieron en 15 el porcentual para mejorar.
«La intención de la administración de Vidal es que empiecen las clases por eso estamos haciendo este esfuerzo, asegurando que ningún docente esté por debajo de la línea de pobreza y dando aumentos que para el 2019 superarán la inflación», explicaron las autoridades mientras se realiza la segunda paritaria del año con los educadores.

Más allá de la resolución sobre la paritaria, la posibilidad de que comience el ciclo lectivo con conflicto se mantiene alta. Es porque la Ctera -gremio nacional de docentes estatales- anunciaría mañana una medida de fuerza a la que podrían «adherir» las entidades de la provincia
Mira la entrevista a Baradel:

LF