Con el poder adquisitivo de los ingresos familiares en caída libre, el consumo ingresó en un tobogán que todavía no encontró su piso y se verá reflejado en estas fiestas navideñas. En ese marco, dos de cada tres personas reducirá sus gastos en regalos este año.

 

Un estudio sobre estrategias navideñas de consumo publicado por Kantar TNS señala que el 66% de los encuestados gastará menos en los obsequios para poner debajo del arbolito. «La situación actual impone como estrategia comprar menos cantidad de obsequios y a menor precio», sostuvo Tomás Veitz, director de cuentas de la consultora.

Según datos del IET, el salario real cayó 18% desde 2015 y sólo este año se encamina a un retroceso del 13% producto de la mayor escalada inflacionaria desde 1991 y paritarias que quedaron muy lejos. A eso se suma, la intención del Gobierno de fijar un techo paritario del 23% para 2019 que no permitiría recuperar poder adquisitivo pese a ser un año electoral. Tampoco ayudan las elevadas tasas de interés que hacen casi prohibitivas las compras financiadas. Así, según datos de ITE-FGA, el consumo privado tuvo en noviembre su mayor desplome desde 2002: 9,6% interanual y 3,3% mensual sin estacionalidad.

El informe de Kantar TNS muestra que, entre quienes reducirán sus gastos, el 84% comprará regalos más económicos, mientras que el 69% elegirá presentes para los familiares más cercanos y el 50% le obsequiará algo únicamente a los niños.

Entre las categorías que concentran las búsquedas de obsequios para estas fiestas, indumentaria se ubica a la cabeza; el 71% de las personas planea regalar algo de ropa. Más atrás, el 51% comprará juegos y juguetes; el 23%, productos de belleza; y el 22%, calzado.

Carolina Bisgarra