Compartir

Dos encuestas que se conocieron en las últimas horas confirman el desplome de la imagen de Mauricio Macri y de la gobernadora María Eugenia Vidal.Se trata de sondeos de M&F y de Tendencias, donde Macri enfrenta los niveles más altos de desaprobación desde el comienzo de su mandato, en tanto que María Eugenia Vidal tiene una preocupante caída de su imagen positiva.


Luego de que la consultora Analogías encendiera una alarma en el tablero de Cambiemos al revelar que la imagen de Mauricio Macri se cae a pedazos a medida que aumenta el malestar por los tarifazos, y que la propia María Eugenia Vidal empieza a padecer los efectos de una medida sumamente antipopular, dos nuevos sondeos, uno a nivel nacional de M&F y otro a nivel bonaerense de la consultora Tendencias, confirman la preocupación.
Analogías, vale recordar, había marcado que la aprobación de Macri había caído en el GBA unos 20 puntos. En tanto que la Gobernadora, aseguraba el informe, “registra una marcada reducción de su diferencial de imagen, que pasó de ser positivo en 12,4 puntos porcentuales en noviembre pasado a serlo en sólo 1,8 puntos actualmente”.
Como Analogías, ahora M&F y Tendencias revelan que el blindaje de María Eugenia Vidal empieza a mostrar síntomas de agotamiento. La gobernadora, que tuvo durante dos años una imagen positiva mucho más alta que la negativa, se encuentra casi en estado de equilibrio según M&F: tiene 46.1 por ciento de pulgares arriba y 45.3 de pulgares abajo. Para Tendencias, ese equilibrio es cosa del pasado: Vidal tiene 44 por ciento de desaprobación y 36.4 de aprobación.
Peor le va a Macri: tiene 50 por ciento de votos negativos y apenas 25.6 de positivos, según Tendencias; y 55 por ciento de rechazo con 35 por ciento de adhesión según M&F, es la peor marca en algo más de dos años de gestión.
La explicación parece estar detrás de tres problemas excluyentes: inflación, inseguridad y tarifazos. Según M&F, concentran el 60 por ciento de las opciones.
Respecto de los tarifazos, el 64 por ciento de los encuestados por Tendencias los consideró “excesivos e injustificables” en tanto que el 31 por ciento halló que “había que hacerlos”. De manera similar, M&F encontró que el 34.4 por ciento opina que “no eran necesarios” y que el 34.6 dice que “están siendo excesivos”. Sólo el 21.4 por ciento se inclina por pensar que “eran necesarios y hay que aceptarlos”.

Compartir

Comentarios