Dotarán de bastones de seguridad a más de 55 mil policías bonaerenses

Compartir

Los solían usar la guardia urbana del comisario Luis Patti, cuando era intendente de Escobar. Se trata del denominado tonfa para defensa personal, que comenzó a ser utilizado en Japón en el Siglo XVIII y que en el pasado se denominó el tradicional bastón policial.

Estos elementos vuelven al escenario y serán utilizados por cerca de 55.000 efectivos bonaerenses que patrullan las principales calles y rutas del conurbano y del interior provincial.

Ahora se lo reincorporará para que los uniformados tengan un elemento intermedio a la hora del uso progresivo de la fuerza en el cumplimiento de su función. Según las nuevas directivas, volverán a llevarlo a la cintura, de forma permanente.

En el Ministerio de Seguridad se explicó que “el personal policial no tiene elementos de ataque; solo posee herramientas de trabajo para actuar en forma defensiva y preventiva. El tonfa permite al policía actuar en determinados hechos sin tener que usar un arma de fuego, cuando no es necesario”.

Además, los asesores del ministro Cristian Ritondo prepararon un manual detallado del uso de estos bastones, con imágenes que explican las características y dimensiones del tonfa, la forma de usarlo en un enfrentamiento y cómo se lo debe portar. Ese manual fue publicado en formato digital. “Los policías lo reciben en sus casillas de correo electrónico. Todos los instructores lo tienen en los centros de entrenamiento y se lo fotocopia para tenerlo a mano”, dijo la fuente oficial consultada.

La medida fue adoptada a partir de la resolución 220/2018, firmada por Ritondo. En ella se argumenta que “resulta necesario y oportuno tomar medidas tendientes a que el personal policial de los subescalafones de comando y general de las policías de la provincia de Buenos Aires hagan uso de distintos tipos de armas, en este caso el ‘bastón tonfa policial’, con el fin de que puedan aplicar, en el marco de la función de seguridad, un uso diferenciado de la fuerza y de las armas de fuego, ello cuando las circunstancias del caso lo ameriten y en cumplimiento de las normativas vigentes.

A partir de ahora, los policías deberán llevar este bastón largo en la cintura desde que egresan de las escuelas de formación básica de la policía policial hasta que llegan al grado de oficial principal, inclusive. Alcanzará a la totalidad de miembros del subescalafón general que hayan aprobado la capacitación y el entrenamiento.

Compartir

Comentarios