La deuda que deja María Eugenia Vidal preocupa al equipo de asesores económicos de Axel Kiccillof.

Las versiones señalan que a fin de este año la provincia de Buenos Aires tiene un agujero de 708.028 millones de pesos, mientras que la recaudación propia sumará 342.045 millones y la coparticipación, otros 343.339 millones. En definitiva, la deuda pasará a representar 1,03 veces de toda la recaudación anual.

Este crecimiento se da a partir de un cambio de tendencia en 2016 que retrotrajo el camino de baja del ratio deuda/recursos encarado hasta 2015.
La deuda provincial en 2004 ascendía a 29.184 millones de pesos, en tanto la recaudación propia sumaba 7212 millones y por coparticipación ingresaban 6011 millones.

El endeudamiento representaba entonces 2,20 veces la recaudación. “Once años después, en 2015, la deuda de la provincia ascendía a 121.494 millones y la recaudación sumaba 196.347 millones (recursos propios por 118.778 millones y 77.569 millones de coparticipación). Es decir, se produjo una brutal caída del endeudamiento, que pasó a representar sólo 0,62 veces la recaudación anual”, señala el informe del Centro de Economía Política de Argentina (CEPA). Esto representó un baja de 70 por ciento en el endeudamiento respecto de los recursos.

Con la gestión de María Eugenia de Vidal se registra un crecimiento del 46,8 por ciento en los pasivos con referencia a los recursos hasta representar 1,03 veces esos ingresos. 

Agenhoy