El ex presidente del Banco Nación Carlos Melconian y hombre cercano a la Casa Rosada se sumó a las críticas que impulsa el núcleo duro del Gobierno contra el mini Plan Primavera y afirmó que no servirá para impulsar la actividad económica. «¿Qué es que baje la tasa y que aumente el crédito en este programa? Una fantasía, no creo en esos paliativos.

Finalmente la macro mata a la micro y la caída del salario y el frenazo del crédito matan a estas sensaciones», subrayó el economista, remitiéndose a los supuestos créditos de Anses a tasa subsidiada, el pilar fundamental de dicho plan que también apunta a un control de precios.»Es muy difícil desde la política contener esas presiones. Yo veo las cosas que le piden al presidente. Y el presidente está en el brete, primero tiene que ganar, segundo tiene que dar expectativas y dar horizonte. Y tercero que no lo puede hacer», manifestó en una clara referencia a los radicales, aunque después se mostró propenso a realizar esas concesiones por motivos políticos.


El economista se llevó todas las miradas del panel de cierre de la primera jornada de la Expo EFI, donde con su clásico estilo campechano analizó la situación macroeconómica actual y las principales dificultades de cara a las elecciones.


En ese sentido, aseguró que los dos objetivos del programa del FMI son «llegar a las elecciones sin una disrupción financiera» y «mantener a Cambiemos en la carrera electoral», aunque admitió que esto último «es lo que está crujiendo».


En su opinión, si Macri logra mantener el dólar flotando armoniosamente dentro de la banda cambiaria, ganará las elecciones. El problema es que ese programa «se obstaculizó hace tres o cuatro semanas porque hubo saltos bruscos en el tipo de cambio» y eso «despertó al indio».


En toda su exposición Melconian pidió constantemente tenerle mucho respeto al plan del Fondo y no querer cambiarlo como están intentando algunos sectores del Gobierno para poder intervenir con más poder de fuego en el dólar, ya que si bien lo califica como «picapiedra», «está hecho para llegar».


«Es muy importante no embromar con las bandas porque Argentina tiene apenas el 20% o veintipico porciento de reservas netas para usar. Entonces no nos hagamos los guapos. Para el Fondo achicar el techo de la banda es adelantar el problema, no atrasarlo. Ellos dicen mirá si bajamos las bandas y salís a tirar tres balines y te quedas sin balas», advirtió.


A su vez, en esta flexibilización de las metas también agregó al déficit fiscal, el cual adelantó que rondará el 1% en vez del 0%, producto de la caída de la recaudación, que recientemente alertó hasta la titular del FMI Christine Lagarde.

NG