Compartir

El economista Aldo Abram, Director Ejecutivo de la consultora Libertad y Progreso, expresó, tras conocerse ayer los datos de la inflación al consumidor de febrero, que a nivel nacional marcaron una inflación de 2,4 %, que “lamentablemente, lo que está sucediendo es que la prioridad del Banco Central no es justamente cumplir con las metas de inflación”.


“Hoy no sabemos ni cuál va a ser la inflación durante este año”, sentenció Abram a los medios y enfatizó que “la prioridad del Banco Central desde que asumió esta gestión es licuar los problemas que genera el exceso de gasto público”.
“Fundamentalmente uno de ellos es el déficit fiscal, y entonces emiten pesos para financiar al Estado: 150 mil millones de pesos el año pasado y eso se hace dándole a la maquinita”, reseñó.
El economista remarcó también que se debe hacer una “distinción”, pues subrayó que “no es que haya inflación porque sube el dólar”.
De acuerdo con los datos oficiales, la variación núcleo fue del 2,1% el mes pasado, la más alta en diez meses; el IPC nacional marcó el 2,4%, por los ajustes en transporte, luz, prepagas, celulares y combustibles.
Diversos analistas sostienen que para lograr la meta de inflación anual que el Gobierno modificó en diciembre (al 15%) es necesario que, desde marzo, la suba de precios mensual sea de 1%.
“Si el dólar hubiera subido porque subió en el mundo probablemente lo que hubiéramos visto es un aumento de los precios de los bienes que sí se mueven con el dólar porque siguen el tipo de cambio oficial, que hubiera sido superior al de los servicios”, relató.
Dijo que “si algo ha impactado en estos datos de inflación es la depreciación del peso, que es muy fuerte, que sí se reflejó en el alza del dólar”.

Compartir

Comentarios