Coincide con una mayor liquidación de divisas de las cerealeras. Al Fondo también le preocupa las presión devaluatoria preelectoral.

Estabilizar al dólar fue desde el primer día la razón para recurrir al FMI, más allá de conseguir los recursos necesarios para enfrentar los pagos de deuda. Ahora ese objetivo entra en una nueva fase. Con la confirmación del desenbolso de USD 10.800 millones por parte del organismo, comenzará la venta de esos dólares por parte del Tesoro. Según se terminó de negociar en las últimas horas, las licitaciones comenzarán el 15 de abril, es decir en apenas ocho días, a razón de USD 60 millones diarios hasta fin de año.

Las ventas serán canalizadas a través del BCRA pero por fuera del mercado, con el objetivo de no influír en el valor de la divisa. Según explicaron altas fuentes del equipo económico a Infobae, se pondrá «especial atención en no vender a un precio que esté por debajo del que marquen las pizarras al momento de la operación». La razón es sencilla: si se ofertaran divisas a un valor menor, nunca sería suficiente para hacer frente a la demanda del mercado.

La expectativa es que estas licitaciones diarias del Tesoro sean acompañadas por una mayor liquidación de divisas por parte de las cerealeras, que deberían repuntar a mediados de mes y crecer todavía más en mayo. Por ahora, en la primera semana de abril el volumen de ingreso de dólares del agro no superó el promedio de marzo.

 La venta de dólares que presta el FMI coincidirá con una mayor liquidación de las cerealeras, en medio de una cosecha récord. El Gobierno espera que esta mayor oferta alcance para equilibrar el mercado, por lo menos durante este trimestre

Mientras tanto, el tipo de cambio retomó su tendencia alcista en la última semana. Pero el titular del Central, Guido Sandleris, procuró retomar la premisa que se había fijado al inicio de su gestión: restarle volatilidad a los movimientos diarios del dólar. El viernes salió a vender futuros y así evitó que el dólar supere los $ 45 en el mercado minorista, aunque quedó al borde.

Guido Sandleris, presidente del Banco Central (Manuel Cortina)
Guido Sandleris, presidente del Banco Central (Manuel Cortina)

El staff del Fondo Monetario no escondió su preocupación por el futuro de la divisa en el reporte que elevó al directorio, previo a la aprobación del millonario desembolso. En un párrafo plantea en forma textual: «Los candidatos para las elecciones de octubre serán definidos en junio. Esto podría aumentar la ansiedad de los inversores, generando una mayor dolarización y salida de capitales. A su vez esto podría debilitar más al peso y generar nuevas dudas respecto a la dinámica de la deuda».

El tono del «staff report» que divulgó el Fondo tras el cierre de los mercados es en líneas generales elogioso respecto a la marcha del plan implementado con el Gobierno. Enfatiza el cumplimiento de las metas fijadas, tanto fiscales como monetarias, y resalta que la economía habría tocado fondo, comenzando un proceso gradual de recuperación.

 El “staff report” del FMI divulgó un comunicado mixto. Elogia al equipo económico por haber cumplido con las metas fiscales y monetarias. Pero también advierte por la inflación, la caída de la recaudación y las presiones devaluatorias preelectorales

Sin embargo, también aparecen señales de alerta. El organismo reconoció las dificultades para bajar la inflación, aún a pesar del fuerte control monetario que implementar el Central. Habla de «inercia inflacionaria» y recién la semana que viene se divulgará cuánto espera para el año. Pero del 20% inicial que figuraba en las proyecciones pasaría como mínimo al 30%.

También se hace referencia a las dificultades para cumplir con las metas fiscales, ante la caída de la actividad económica. Según estimaciones oficiales, la recaudación se ubicó en el primer trimestre $ 30.000 millones por debajo de lo previsto.

Cumplir la meta del segundo trimestre será más complejo, pero se logrará con algunos «retoques». En primer lugar, como la inflación es mayor a la prevista redundará en más recaudación en IVA y el impuesto al cheque. Además, el gasto público se mantendrá constante, lo que implica una mayor reducción en términos reales.

 Los activos argentinos siguen de capa caída, a pesar de del buen comportamiento de los emergentes. Sin embargo, el peso continuó perdiendo terreno y el riesgo país otra vez roza los 800 puntos, lo que demuestra la desconfianza del mercado

El Gobierno recurrirá a la venta de activos, como dos centrales termoeléctricas. Así se obtendrán recursos extraordinarios para cumplir con el objetivo fiscal de junio. Además, el propio FMI modificó el ritmo al que se debería llegar a déficit primario cero a fin de año, aliviando las exigencias intermedias.

El desempeño de los activos financieros en el arranque de abril dejó en claro una vez más la desconfianza de los inversores en relación a la Argentina. En una buena semana para Wall Street y mejor aún para emergentes, el peso volvió a devaluarse y el riesgo país nuevamente rozó los 800 puntos. Lo peor se lo llevaron los bonos argentinos de corto plazo. Es una señal sobre las dudas que hay respecto a la capacidad de pago, en especial a partir del 2020.

La gran incógnita sigue siendo sobre la futura decisión de la ex presidenta. ¿Cristina se presentará finalmente o no? En los últimos días ganó más fuerza la posibilidad de que no lo haga. Comenzó a circular otra versión que podría resultar una verdadera «bomba» política: su delfín para reemplazarla como opción kirchnerista para volver a la presidencia sería su ex ministro de Economía, Axel Kicillof, que por ahora está firme como la principal opción opositora para la provincia de Buenos Aires.


Nando Rodriguez