Será un 27% el incremento en este servicio, el cual quedó afuera de los anuncios del gobierno.


Esta suba se mantendrá el mes que viene, pero no habría nuevos incrementos durante los próximos 12 meses.


En tanto, las distribuidoras eléctricas no tendrán nuevas subas y el ajuste del gas para los meses de invierno quedarán para pagar durante el verano.
Además, cambiará la frecuencia de pago: ya no llegarán boletas de forma bimestral sino mensual.


AySA aumentó un 26% en mayo de 2018 y en enero un 17%. Con ese 43% total, la empresa entiende que cubrió el aumento del costo de vida interanual.

AgenHoy Digital