El monseñor Víctor Manuel Fernández, precisó cuál es el aporte de la Iglesia a la sociedad, más allá de los aspectos religiosos o espirituales habitualmente conocidos.

En una nota titulada ¿Para qué sirve hoy la Iglesia en La Plata?, publicada en el diario El Día, Fernández detalló las acciones que se llevan adelante en la arquidiócesis, similares a las que se realizan en el resto de las jurisdicciones eclesiásticas del país.

Asimismo, respondió con datos concretos a la pregunta “cómo se sostienen en la Argentina los obispos, sacerdotes y seminaristas”, a fin -subrayó- de “dejar de lado algunos mitos”.

No hay una asignación del Estado para los sacerdotes. Sólo los obispos reciben en promedio 46.000 pesos mensuales y hay una ayuda para los seminarios de 3.000 pesos por seminarista. Todo esto suma aproximadamente 130 millones de pesos anuales para todo el país”, indicó.

“Pero hay una contrapartida que pocos conocen: si sumamos únicamente las colectas que hacen las parroquias para Cáritas y Más por Menos (sólo dos domingos al año), la Iglesia recauda más de 130 millones de pesos destinados a personas y lugares necesitados”, especificó.

Monseñor Fernández afirmó, no obstante, que el Episcopado está avanzando en orden a “eliminar gradualmente el exiguo aporte estatal a partir de marzo de 2020”.

“Como toda institución humana, la Iglesia tuvo y tiene limitaciones y errores, pero no se puede ignorar que realiza un aporte que supera ampliamente la ayuda que recibe del Estado. Esto puede ser valorado aun por quienes no tienen fe. Las distancias ideológicas no deberían impedir el reconocimiento de esta realidad y la búsqueda del bien común más allá de las diferencias”, concluyó.

Melisa Delgado Niglia