El Fondo Monetario Internacional ( FMI) reconoció que la inflación argentina alcanzará este año un 57,3% y el año próximo se desacelerará al 39,2%. Además, previó que el PBI caerá un 3,1% en 2019 y que en 2020 bajará un 1,3%.Desalentador, el nuevo informe de Perspectivas de la Economía Mundial que publicó el organismo afirmó que el país «viene experimentando dificultades macroeconómicas muy graves».

De esta manera, ubicó a la nación en el grupo de los países con mayor inflación del planeta.  Lo superarán Venezuela (200.000%) y Zimbawe (182,9%). En el cuarto lugar aparece Sudán (56,9%) y en el quinto, Sudán del Sur (35,9%).

Sobre la recesión, el organismo multilateral de crédito aseguró: «La contracción en la Argentina continuó durante la primera mitad del año, aunque a un ritmo más lento, y los riesgos en el futuro son claramente a una baja (en el desempeño económico) debido al fuerte deterioro en las condiciones de mercado»

«Se espera que la economía se contraiga aun más en 2019, debido a una menor confianza y a condiciones de financiamiento externo más estrictas», indicó.

El FMI también proyectó una leve desmejora del crecimiento global a 3,4% para 2020, es decir, un 0,2% menos que lo previsto en abril pasado.

«Ahora bien, a diferencia de la desaceleración sincronizada, esa recuperación no es generalizada y es precaria. El crecimiento en las economías avanzadas disminuiría a 1,7% en 2019 y 2020; en tanto que el de las economías de mercados emergentes y en desarrollo repuntaría de 3,9% en 2019 a 4,6% en 2020», aclaró el organismo internacional.

En este sentido, estimó que alrededor de la mitad de esa mejora corresponde a la recuperación o a recesiones menos profundas en mercados emergentes sometidos a tensiones, como Turquía, Argentina e Irán, y el resto, a la recuperación de países cuyo crecimiento en 2019 fue significativamente inferior al de 2018, como Arabia Saudita, Brasil, México, India y Rusia.

«En particular, Argentina, Irán, Turquía, Venezuela y países más pequeños aquejados por conflictos, como Libia y Yemen, vienen experimentando dificultades macroeconómicas muy graves», puntualiza el resumen ejecutivo del informe del FMI.

Otras grandes economías de mercados emergentes -Arabia Saudita, Brasil, México y Rusia, entre otras- crecerán en 2019, según los pronósticos, alrededor de 1% o menos, considerablemente por debajo de los promedios históricos.

En India, el crecimiento se moderó en 2019, dado que la incertidumbre regulatoria en el ámbito empresarial y ambiental, sumada a las inquietudes en torno a la solidez del sector financiero no bancario, afectó negativamente la demanda.

El afianzamiento del crecimiento a partir de 2020 en India y en estos dos grupos (que en algunos casos implica una contracción continua pero a un ritmo menos marcado) es el factor determinante detrás del pronóstico de un repunte mundial.

NG