Todos los gremios que componen el Frente de Unidad resolvieron declarar un paro de 72 horas, en paralelo con la convocatoria de la huelga nacional llevada a cabo por la CTERA a partir del martes.

La FEB, última de las organizaciones que debía definirse, dio luz verde. Sus afiliados determinaron que “los docentes bonaerenses no vuelven a clases el próximo 6 de marzo y por 72 horas”.

Es que se descontaba que SUTEBA, que es parte de CTERA, adheriría a la medida nacional, en tanto que UDOCBA ya había anticipado su posición horas atrás.

Melisa Delgado Niglia