El jefe de Gabinete de Ministros de la Nación, Marcos Peña, y la cúpula de la Conferencia Episcopal Argentina coincidieron en la necesidad de continuar apostando al diálogo y el consenso, durante una reunión celebrada esta mañana en la sede del organismo religioso.

Por el Gobierno nacional participó, además de Peña, el secretario de Culto, Alfredo Abriani, mientras que en representación de la CEA asistieron el presidente y obispo de San Isidro, monseñor Oscar Vicente Ojea; el vicepresidente segundo y arzobispo de Buenos Aires, cardenal Mario Aurelio Poli; y el secretario general y obispo de Chascomús, monseñor Carlos Humberto Malfa.

Durante el encuentro, de tono cordial y con agenda abierta, repasaron la situación económica y social del país y analizaron alternativas para profundizar la relación de la Iglesia con el Gobierno.

A la vez, las partes expresaron la necesidad de trabajar sobre los acuerdos básicos logrados por el Gobierno para generar cambios estructurales, como la eliminación de la corrupción en la obra pública y el fortalecimiento institucional y democrático.

Peña, finalmente, dio a conocer los avances en la lucha contra el narcotráfico, incluidas las acciones para eliminar la oferta y los esfuerzos de contención, prevención y asistencia para erradicar la demanda, tareas en las que la Iglesia participa activamente.

LF