02/06/2014 | 21:43

El Hermano Pascual con el Papa Francisco


El Hermano Pascual con el Papa Francisco

El reconocido Hermano Pascual estuvo junto al Papa Francisco en Roma, en el marco de una visita realizada por una delegación de feligreses de la zona, en la previa a la canonización de Juan XXIII y Juan Pablo II. El sumo pontífice recibió de manos del “sanador” varelense un pergamino con firmas de quienes asisten al “campito” para celebrar la fe.

La Audiencia Pública que el Papa Francisco ofreció a los fieles el miércoles 23 de abril en la Plaza de San Pedro del Vaticano, tuvo una visita destacada. Como parte de una delegación que viajó a Roma para estar cerca del Sumo Pontífice, estuvo Pascual Donato Morel, reconocido como el Hermano Pascual, el “milagrero” de Florencio Varela que recibe en determinados días de la semana, a miles de personas en su “campito” de la zona más rural de La Capilla.

En esa ocasión no participaron referentes sociales, políticos, sindicales o religiosos, aunque la presencia del Hermano Pascual, en compañía de la del padre Adrián Gómez, párroco de San Cayetano de Berazategui, respondió a la misma inquietud de todos los que han llegado ante Francisco: la fe. “Los peregrinos y peregrinas que participaron de la audiencia con Francisco lo hicieron desde la propia devoción, la fe que nos pone en camino hacía Roma”, dijo a Agenhoy el padre Adrián al regresar de Italia.

La visita de Pascual sucedió en la previa a la histórica ceremonia de canonización de los Papas Juan XXIII y Juan Pablo II, celebrada el 27 de abril ante una muchedumbre que abarrotó la Plaza.

En la antesala a tomar el vuelo en Ezeiza, el grupo de fieles de la zona sur fue notificado de que en San Pedro tendría un lugar dentro de las distintas delegaciones reservado para argentinos, cerca al Altar Mayor. La audiencia del 23 de abril fue de una de las de mayor fervor popular, por la cercanía que tuvo el Papa Francisco con los feligreses.

Como es habitual, antes de comenzar la catequesis, el Santo Padre recorrió la plaza en el papamóvil, en medio de los aplausos, vivas y ondear de banderas, de las decenas de miles de fieles presentes. En un ambiente de cordialidad, un sonriente y feliz Francisco besó a niños y enfermos, y estrechó manos. Entre ellas la del Hermano Pascual, que se encontraba en la primera fila de argentinos que aguardaron para saludar al Papa.

A “Pascualito”, de prominente barba blanca y abrigado con un poncho con los colores de la bandera nacional, se lo vio emocionado como otras tantas veces. Según trascendió, Pascual había estado antes también con Juan Pablo II y Benedicto XVI, pero con Francisco el encuentro fue más que especial. A modo de agradecimiento y admiración el gaucho “sanador” dejó en manos del Santo Padre una estola sacerdotal con la imagen de la Virgen de Luján y San Francisco. También le entregó los títulos de la Capilla de “Natividad de la Santísima Virgen María” y un pergamino con cientos de firmas de las personas que asisten al “campito” donde habitualmente se celebra y renueva la fe en Varela, como muestra de la devoción por el Papa y la fuerza espiritual que los moviliza.

Estirando un poco el brazo, ya que estaba en segunda fila, el padre Adrián logró entregarle al Papa una pechera verde de las que usan los servidores en San Cayetano (en Berazategui), y otras amarillas que se usan en Jesús de la Divina Misericordia de Ezpeleta.

Sin dudas se trató de un instante único para Pascual, el padre Adrián y todos aquellos que movidos por la fe llegaron a saludar al Santo Padre. Un momento en el que no hay lugar para las palabras, solo para la contemplación y la alegría.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...