El nuevo ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, Daniel Gollán, tiene la convicción que María Eugenia Vidal hizo un intento de vaciamiento del IOMA y se financió con recursos del organismo.

El funcionario encargó una auditoría en la obra social de empleados públicos bonaerenses, donde la gobernación habría dejado una deuda de 7.400 millones de pesos.

Gollan aclaró que no se trata de «dinero que le haya faltado a IOMA sino que se han quedado en el Tesoro de la Provincia para otros fines», sobre los que remarcó que desconoce «cuáles son».

Las nuevas autoridades serán las encargadas de hacer una auditoria de corte muy precisa para ver con exactitud las cuentas del organismo.

Según los informes previos la deuda con proveedores y prestadores asciende a 7.400 millones de pesos. Se trata de una verdadera bomba de tiempo que habrá que desactivar para ir regularizando la situación del organismo.

En esa dirección, se comenzará a dialogar con todos los sectores para manejar la deuda, porque en este momento esos recursos no están.

El ministro ya había advertido, en una de sus primeras intervenciones públicas luego de asumir, que el “Tesoro de la Provincia tomó” esa suma del sueldo de los trabajadores.

En este sentido, consideró que los conflictos heredados con los médicos, profesionales y proveedores no deben cargarse a la obra social provincial.

La “deuda no es de IOMA”, definió, sino del Tesoro provincial que se apropió de ese monto.

Las denuncias sobre la mala administración del IOMA durante la gestión de Vidal son numerosas.

En agosto pasado, un informe de la Fundación Soberanía Sanitaria, presidida por el ex viceministro de Salud Nicolás Kreplak, advirtió que aunque los ingresos de IOMA eran superavitarios, la cobertura de los medicamentos había pasado a ser inferior a 2016 y a los prestadores se les pagaba con demora. 

Sectores gremiales plantearon sus dudas en cuanto a la realización de auditorías, creando compras y suministros con sobreprecios. Por ejemplo, desde el SUPTIOMA denunciaron a varios ex funcionarios, quienes habrían favorecido a empresarios y testaferros.Recordaron además varias de las presentaciones judiciales que realizaron, que van desde la sospecha de aportes de fondos a la campaña política de Cambiemos hasta lo que consideran “la industria del amparo”, además de casos de recetas falsas y productos de dudoso origen.

Entre otras cuestiones, recordaron que más de 350 afiliados no recibieron los Módulos de Internaciones Domiciliarias, mientras que “el mobiliario lo cambiaron cuatro veces en dos años, con sobreprecios”, junto con alquileres que triplican los valores de mercado.

Los representantes gremiales señalaron además la presencia de maniobras de internaciones dobles, resonados casos de recetas falsas (incluido el robo de sellos) y la gran cantidad de carnets de afiliados apócrifos.  

Hay que señalar que el presupuesto de la obra social está compuesto por el aporte de los afiliados con el 4,8% de sus sueldos y otro 4,8% que aporta el Estado como empleador.

Por ley, la provincia debería girarle ese monto, pero Vidal no lo hizo.  Esto provocó que IOMA redujera las prestaciones a sus afiliados y pusiera trabas burocráticas para dificultar el acceso a tratamientos. “Se demoran las internaciones, se rechazan tratamientos continuamente, tardan meses en hacer llegar los pedidos para tratamientos oncológicos, la diabetes, enfermedades autoinmunes”, sostuvo el informe.

También los gremios de los trabajadores estatales señalaron estas irregularidades. El Movimiento por el Derecho a la Salud (MDS), una organización de la Central de los Trabajadores de la Argentina Autónoma (CTAA) que lideran Ricardo Peidro y Hugo Godoy aseguró que la obra social atraviesa una crisis en la provisión de medicamentos de elevado costo debido a que la ex gobernadora Vidal «subejecutó sus presupuestos y limitó el gasto del Estado».

En este sentido,  los dirigentes del MDS remarcaron que en la obra social «no hubo sensibilidad alguna ante las enfermedades catastróficas como el cáncer, la diabetes tipo insulino dependiente, el sida y la esclerosis múltiple», entre otras, que requieren del medicamentos de alto costo, «imposibles de adquirir por la gente».

El agujero económico de la principal obra social de la Provincia produce sistemáticos reclamos de parte de sectores que se suman a la fila de acreedores, como médicos, farmacéuticos, kinesiólogos, clínicas y otros.

El origen del conflicto tiene su punto de partida hacia fines de 2018, cuando las organizaciones médicas acordaron con el ex titular de la obra social, Pablo di Liscia, actualizar dicha herramienta, considerando que al eliminar burocracia y trámites significaría un ahorro que iría, con voluntad política, a mejorar los honorarios de las prácticas médicas.

Y ahorrar a los usuarios tediosas jornadas frente a los mostradores de reclamos para que sus tratamientos sean aprobados por la vía de la excepción.

Así se incrementaban en más del 40% la cantidad de prácticas médicas respecto del vigente.Según Carlos Figueroa, abogado de varias de las entidades médicas, en abril se firmó un acuerdo multirateral quien precisó en agosto la fecha límite para su implementación.

Nada de lo prometido por las autoridades de la gestión vidalista se cumplió , por lo que se pusieron en marcha medidas de fuerza. La respuesta de Di Liscia y su gente fue la denuncia del convenio, que pone hoy a las nuevas autoridades entre la espada y la pared.

De acuerdo a la ley, dicha denuncia implica que las partes deben mantener el statu quo hasta una fecha determinada, y ese límite finaliza el 31 de diciembre, tras lo cual, el IOMA dejaría de tener nomenclador y el caos sería de dimensiones insospechadas.

Es por eso que las organizaciones, como la Agremiación Médica Platense, su par de Ensenada o la Concertación de Entidades Médicas Independientes Bonaerenses (CEMIBO), mantuvieron ya contactos tanto con el ministro de Salud como con quien acaba de ocupar la presidencia del IOMA, Homero Giles.

A lo que se apunta, es a prorrogar la vigencia del nomenclador por el término de 60 días, y abrir, de esa manera, un espacio de diálogo que permita hallar puntos de encuentro, para evitar que detone la bomba. En la óptica del titular de la Agremiación Médica Platense (AMP), Jorge Varallo,  tras los acuerdos firmados con la gestión saliente, el IOMA terminó incumpliendo pagos, no generando eficiencia en la prestación. «En el caso del nomenclador, en este momento está dejando la mitad de las prestaciones afuera”.

El dirigente de los profesionales de la salud indicó que “existe un exceso de costos, pagos que están por encima del mercado, por derivaciones que no deberían realizarse o de materiales que se utilizan, como prótesis, o incluso medicamentos”; y sentenció que “hace mucho tiempo que IOMA no solo gasta mucho, sino que gasta mal”. 

El profesional agregó que “hay cosas que se pagan más de lo que debería. Una de ellas son las derivaciones, de cirugías como las de una hernia en Capital, que cuestan tres o cuatro veces más que lo que se pagan en La Plata y se hacen todos los días.

Eso implica pagar viáticos y transporte”, aclaró el titular de la AMP. También existe una deuda millonaria en medicamentos con el sector farmacéutico.

La vicepresidenta del Colegio de Farmacéuticos de la provincia de Buenos Aires, Claudia Slezack, manifestó que “el IOMA mantiene una deuda con las farmacias de casi 750 millones de pesos, una cifra muy abultada y que pone en riesgo la estabilidad de las mismas”. La dirigente señaló que “siempre, las deudas se fueron pagando, con más o menos retrasos, hasta que se interrumpieron hace aproximadamente dos meses”.

También aseguró que “ese dinero que se nos adeuda tiene que estar en el IOMA, porque los fondos de la obra social salen de los aportes que realizan todos los meses los afiliados, no es que dependa de que se los dé el gobierno. No entendemos por qué suceden estas cosas, que nos adeuden esta cifra desde octubre o noviembre”.

En cuanto a la posibilidad de que se afecte la provisión de remedios, la dirigente del Colegio de Farmacéuticos dijo que “es una consecuencia que podría contemplarse, pero confiamos en que con diálogo se solucione”, puntualizando que existen faltantes en la actualidad, especialmente en medicamentos de tipo oncológico o para enfermedades crónicas, como la diabetes.

Fuentes confiables de la gobernación sospechan de Vidal recurrió a nichos donde entran torrentes de dinero como el IOMA y el Banco Provincia, para financiar los baches fiscales y parte de la campaña política.


*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP y analista político. Para consultar su blogs, ir al sitio: Jorge Joury De Tapas.
Agenhoy