En estos días nuevamente la pobreza ocupó el centro de la escena política. El núcleo duro de contagios del país se ubica en la Ciudad de Buenos Aires, y se multiplicaron en los barrios populares. Sin embargo, hay organizaciones que hace años trabajan para erradicar la pobreza. Entre ellas, el padre Paco Oliveira, referente de los Curas en la Opción por los Pobres.

Antes de eso el escándalo surgió ante la desesperación por las condiciones en las cárceles y la campaña de desinformación por la supuesta liberación masiva de presos. En ese sentido, el Padre Paco fue lapidario: «Por lo general el pobre, el preso se ve siempre con desprecio. El común de la sociedad nunca va a hacer un cacerolazo por eso. Los cacerolazos son expresiones de clase media y clase alta conservadora que nunca va a mirar para el lado de los pobres».

También calificó duramente el sistema legal que rige en Argentina hace mucho tiempo. «El derecho penal está hecho para meter presos a los pobres y el derecho civil para defender a los ricos», disparó.

En ese sentido señaló que «claramente fue un montaje de los medios de comunicación hegemónicos para crear un estado de pánico que se iba a liberar a todo el mundo. Y por supuesto no se realizan juicios políticos por encarcelar a pobres boludos que caen presos del sistema que mete preso al que robó una gallina y que deja que llegue a ser presidente el que tiene su cuenta en Panamá y se dedicó toda la vida a evadir impuestos».

Liliana Lopez