La gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, presentó su declaración jurada que llegó con una sorpresa: pegó un salto fenomenal: subió un 424% en sólo 12 meses.


Los funcionarios del Gobierno bonaerense tenían tiempo de declarar su patrimonio hasta el 31 de octubre, pero la Escribanía General de la Provincia decidió prorrogar el plazo hasta el 30 de noviembre.
Por caso, Vidal declaró un total de 3.364.731 pesos en depósitos bancarios y dinero efectivo, de los cuales 2 millones corresponden a la conversión de dólares americanos. Si se tiene en cuenta que la DDJJ fue elaborada el 6 de agosto, con un dólar a 27 pesos, la mandataria cuenta con un depósito bancario cercano a los 90 mil dólares.
En tanto, declaró un ingreso anual de 1.050.713 pesos, correspondiente a su sueldo como Gobernadora, lo que significa un salario mensual de 87.559 pesos.
Por otra parte, incluyó en su patrimonio un plazo fijo de 40.535 pesos, y una cobranza de crédito por divorcio vincular (de su ex marido Ramiro Tagliaferro, intendente de Morón), por 170 mil pesos.
Además, declaró el ingreso de 2.362.599 pesos por la venta de un inmueble, que se presume es la vivienda donde residía en la localidad de Morón, junto a sus hijos, que había sido incluida en su DDJJ de 2017.
Por último, Vidal declaró tres deudas personales, por un total de 314.459 pesos.
Si se tiene en cuenta la declaración anterior, sus depósitos se incrementaron en un 156 por ciento. El año pasado, aseguró que poseía 1.312.944 pesos en total.

NG