La Selección argentina de fútbol femenino regresó hoy de Francia tras haber logrado una participación histórica en el Mundial y sus integrantes fueron recibidas como heroínas en el Aeropuerto Ministro Pistarini de Ezeiza.
Visiblemente emocionadas, las juigadoras se sacaron fotos, se abrazaron con familiares y amigos y hasta con gente que quizás nunca había observado un partido de fútbol femenino.
Bajo el cántico de «Olé, olé, olé, cada día te quiero más…
Soy de Argentina, es un sentimiento…» cientos de personas apoyaron al equipo dirigido por Carlos Borello.
Argentina, que hasta esta competencia no había sumado puntos en mundiales, obtuvo dos empates y una ajustada derrota en un grupo en el que había dos potencias como Japón e Inglaterra.
Con el primer seleccionado, igualó 0 a 0 con una gran actuación de su arquera Vanina Correa y con el segundo cayó 1 a 0.
En el encuentro definitorio, debía ganarle a Escocia para clasificar sin depender de nadie, aunque empató 3 a 3 en un juego que tuvo aspectos heroicos.
Es que Argentina iba perdiendo 3 a 0, pero terminó logrando una gran remontada que sin embargo no le alcanzó para obtener el boleto a octavos de final.
En un momento donde la AFA anunció que colaborará económicamente para la profesionalización del fútbol femenino, esta gran actuación visibilizó al deporte, cuyos partidos tuvieron muy elevados por la Televisión Pública.

LF