22/09/2016 | 09:15

El revalúo bonaerense avanza con impuestazo de casi 2.000%


El revalúo bonaerense avanza  con impuestazo de casi 2.000%

*Por Jorge Joury

Las agujas del reloj avanzan inexorablemente hacia otro golpe al bolsillo. El revalúo tan temido en la provincia de Buenos Aires, viene silenciosamente a paso firme para no levantar olas y algunos intendentes ya se han puesto en guardia. El Gobierno de María Eugenia Vidal se encuentra en plena negociación con los 135 municipios para buscar un nuevo “sinceramiento” que también podría significar un costo económico grande para contribuyentes y comercios. Tiene que ver con actualizar el valor de las propiedades a nivel del mercado. El revalúo fiscal urbano incluye para algunos municipios una actualización de ewntre 1.000 y 2.000%, aunque ese porcentaje no se traduciría automáticamente en un aumento del impuesto inmobiliario por ese monto ya que se prevé una disminución de las alícuotas utilizadas para recaudar ese gravamen. De todas formas, los especialistas aseguran que afectará los impuestos en los tres niveles: las tasas municipales, el inmobiliario provincial y Bienes Personales a nivel nacional.
El intendente kirchnerista de Ensenada, Mario Secco ya avisó que se ubica en la vereda de enfrente. Firmó en disconformidad el revalúo. “Aumentará los impuestos en un 1.900%”, aseguró. “El vecino que hoy paga $1.000 pasaría a abonar $13.000”, sostuvo.
La Municipalidad de Ensenada, a través de la Secretaría de Hacienda, y el bloque de Concejales del Frente Para la Victoria firmaron en disidencia el acta que propone las subas.

Lo que se sostiene, es que los aumentos irían del 700% al 1900%, mientras que para los comerciantes de calle La Merced el incremento sería, en promedio, de 1200%. En consecuencia, el vecino que hoy paga $1.000 pasaría a abonar $13.000.
Según explicó el Secretario de Hacienda del municipio, Carlos Otero, la intención de María Eugenia Vidal es “generar un mayor endeudamiento a la Provincia y que la deuda la terminen pagando los Gobiernos próximos”.

Otero aseguró que el compromiso de la Gestión Mario Secco es “acompañar a los vecinos para que no le saquen sus recursos, y por esto no convalidamos un aumento que esta por fuera de todos los parámetros”.

En tanto, la Concejal del Frente Para la Victoria, Floriana Ronco también puso el grito en el cielo al señalar que otros Municipios, gobernados por Cambiemos, se opusieron a un revalúo fiscal que busca “hipotecar la Provincia de Buenos Aires”.

EL FRENTE RENOVADOR TAMBIEN ALERTA

En la grilla de los disidentes se anotó además el diputado bonaerense del Frente Renovador, Pablo Garate, quién le reclamó al Gobierno provincial reformule el Decreto 790/16 y la resolución de ARBA 24/16, al asegurar que “estamos frente a un impuestazo y la gobernadora debe frenarlo, ya que se calculan subas que van desde el 1.300 al 1.700 % de acuerdo a la zona de la que se trate”.

“Si el revalúo alcanza esta magnitud, repercutirá no solo en un aumento del impuesto inmobiliario urbano y rural, sino también muchos bonaerenses comenzarían a tributar bienes personales y se produciría un aumento en las expensas y en los alquileres en términos proporcionales, puesto que los propietarios trasladarían esos mayores costos a los inquilinos”, alertó el legislador.

En la misma línea, consideró que este “impuestazo aumentaría ostensiblemente el costo de sucesiones y escrituraciones, ya que todos los gastos que ello demanda están signados por un porcentual de las valuaciones”, y recordó que “algunos intendentes han advertido sobre las consecuencias negativas que traería a las finanzas de sus municipios, estimando una baja en la recaudación de las tasas municipales y un detrimento en la prestación de los servicios”.

Con el fin de impedir esas subas en los impuestos provinciales, Garate solicitó en su proyecto que se implemente “un aumento justo, progresivo y gradual de las mismas y acorde a las posibilidades de pago reales de los contribuyentes”.

“Debemos sumar a ello el hecho de que este proceso se da en un contexto de aumento generalizado de precios y tarifas, de recesión, de aumento de la desocupación, producto de las medidas económicas implementadas por el Gobierno nacional, y si a todo eso le sumamos este tarifazo, indefectiblemente se verán más afectados los bolsillos de los bonaerenses”, añadió.

Para terminar, analizó que aún se está “a tiempo para hacer las correcciones necesarias por lo que le solicitamos a la señora gobernadora que reconsidere la medida y que el revalúo que establece la Ley 10.707 se realice en forma progresiva y gradual”.

“Creemos que la Provincia debería tener en cuenta todos estos puntos o ideas mencionadas previamente antes de llevar a cabo una medida de este tipo, sino ocurrirá lo mismo que cuando aumentaron las tarifas de la luz, agua, gas y otros servicios, en forma abrupta y en simultáneo”, finalizó.

MIRANDO HACIA EL 2017

Según los datos estadísticos, el último revalúo fiscal urbano realizado en la provincia fue realizado en 2005 pero se consumó dos años después, por lo que según la Ley de Catastro el nuevo recálculo debería materializarse en 2017. En esa dirección, ARBA ya envió agentes a todos los municipios de la provincia para conformar comisiones especiales para negociar con los intendentes los nuevos valores de propiedades y baldíos. Los municipios podrán por su parte presentar una “contrapropuesta” para determinar luego un porcentaje de ajuste final. En un municipio del oeste del conurbano bonaerense, por ejemplo, recordaron que “la propuesta que bajó desde ARBA era 40% más alta que los valores que calculamos nosotros”. En el organismo que dirige Gastón Fossati explicaron que “ARBA trabajó cuatro meses para calcular el valor en base al mercado, que incluyó establecer valores para 1.200.000 manzanas. El 87% de las propiedades de Buenos Aires tienen valuacion menor a $140.000”. En la Provincia hay 6,9 millones de partidas inmobiliarias. De ese total, 4,9 millones son Urbanas Edificadas; 1,7 Urbanas baldías y 300 mil rurales. Además hay unos 900 barrios cerrados, clubes de campos o countries.

Fossati, explicó que “los nuevos valores que surjan del trabajo con las comisiones regirán cuando sean efectivamente aplicados, aunque nunca antes de 2017. Es decir que el trabajo de actualización no se traduce, en sí mismo, en un aumento de impuestos”. Fossati, agregó que “el objetivo de la actualización es contribuir a la equidad del sistema tributario provincial, corrigiendo las distorsiones que se generan cuando las valuaciones fiscales no reflejan la realidad”.

IMPACTARA EN TRES NIVELES DE LOS IMPUESTOS

En el organismo tributario, además, explicaron que el monto en que aumenten los valores de las propiedades no se traducirá automáticamente en un aumento por ese monto en el Impuesto Inmobiliario, ya que los cambios en las alícuotas de ese gravamen se determinarán en la Ley Impositiva de 2017 que se enviará próximamente a la Legislatura bonaerense y que según fuentes bonaerense incluirá reducciones en esos porcentajes. En la ley vigente esas alícuotas se encuentran en un rango de 0,63% y 3,90% para la zona urbana edificada, mientras que las cuotas fijas van desde $49,06 hasta $29.913,72. El máximo en el escalafón es actualmente de $1.173.750. Oficialmente en el gabinete de Vidal afirmaron que modificaciones en estos índices “no están todavía en análisis. El revalúo fiscal es una obligación legal. Una ley obliga a revaluar las propiedades cada 10 años. Debió hacerse el año pasado. Pero nada implica respecto a los impuestos. No es de aplicación automática ni mucho menos”, manifestó el ministro de Economía bonaerense Hernán Lacunza.

Los especialistas sostienen que un revalúo fiscal de esta envergadura tendrá un impacto en los impuestos que cobran en los tres niveles: municipal, provincial y nacional. El economista y profesor de la Universidad Nacional de General Sarmiento Carlos Martínez, autor de un estudio sobre el impuesto inmobiliario en todas las provincias añadió que “a nivel municipal, en ciudades a partir de 50 mil habitantes, las tasas de ABL se calculan en base al valor fiscal, mientras que respecto a Bienes Personales (un impuesto recaudado por el fisco nacional) si bien bajó la alícuota nacional es muy posible que personas que no hayan estado alcanzados por Bienes Personales ahora sí lo estén”. Por otra parte, con una mayor recaudación por el Impuesto Inmobiliario urbano la coparticipación a los municipios (el 16,14% del total) aumentaría notablemente. No obstante, los intendentes temen que se les caiga la recaudación municipal, ya que mucha gente cumpliría con la obligación provincial, pero no con la local. La cuenta es simple: gran parte de la población no podría hacer frente a semejante reajuste, en un país donde la presión fiscal es demoledora.
*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP. Su correo electrónico es jorgejoury@gmail. com.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...