Las peripecias electorales ya están a la orden del día en el escenario bonaerense. Tal es así, que la Comisión Bicameral que comenzó a sesionar el jueves en Mar del Plata sumó un tema clave para el debate por el desdoblamiento electoral: el uso de la boleta única, como ya ocurre en otros puntos del país. ¿De papel, electrónica o ambas? Son las variantes que manejan tanto el oficialismo como la oposición.

 


El cambio en el sistema de votación –como eje central de una reforma electoral– es uno de los temas que María Eugenia Vidal tiene en carpeta desde que llegó a la Gobernación. Sin embargo, el traspié de Mauricio Macri en el Congreso a fines de 2016 la obligó a suspender la idea. En los últimos días en el arranque de la Bicameral, el Frente Renovador propuso incluir en el temario el uso de la boleta única de papel y el oficialismo aprovechó para reflotar el debate.

Los argumentos a favor de ese sistema que usan Córdoba y Santa Fe desde 2011 son que es más barato, más transparente y seguro. El sistema consiste en una sola papeleta que se entrega a cada elector donde están discriminadas las distintas categorías y la oferta de candidatos. El sufragante marca su voto con una cruz. «Queremos modernizar el sistema de votación para aggiornarlo a lo que pasa en otras jurisdicciones del país y en Latinoamérica. Queremos que la gente individualice a los candidatos, romper con la lista sábana horizontal», señaló Ricardo Lissalde, diputado massista e integrante de la Bicameral.

Lissalde hizo hincapié, además, en el ahorro que implica la boleta única ya que «la Junta Electoral imprime una sola boleta por elector, se evita el robo de boletas, no es necesario tener fiscales y además se genera un conteo rápido apenas se cierra la votación». El debate en la Comisión Bicameral sobre el sistema de votación se dará en febrero. En la reunión pautada para el 7, se abordará la posibilidad de adelantar las elecciones provinciales, suspender por única vez las Primarias y desengancharse de la elección nacional, y usar la boleta única, lo que implicaría otro cambio al Código Electoral bonaerense. Sólo si se desdobla el comicio provincial se puede cambiar el sistema de votación; caso contrario se votará como ahora.

En Cambiemos no descartan ninguna de las opciones y hasta admiten la posibilidad de usar ambos sistemas a la vez. La boleta electrónica se usaría en el Conurbano y la de papel en el interior de la Provincia. «Es una posibilidad. Todas las variantes están abiertas. Nos interesa analizar los dos sistemas en la comisión porque la experiencia de CABA fue buena», dijo el titular de Diputados, Manuel Mosca, quien a su vez preside la Bicameral que deberá emitir su dictamen –no vinculante– antes del 28 de febrero. Y agregó: «La idea es que el debate sirva para enriquecer la decisión que tome la gobernadora».

Desde Unidad Ciudadana rechazan cualquier cambio porque lo atribuyen a un intento de manipulación de Vidal. «No estamos de acuerdo con este cambio de sistema de votación tal como se está proponiendo porque creemos que es imprudente implementar la boleta única a pocos meses de la elección, sino que se trata de un cambio muy complejo y costoso que requiere una evaluación seria y elaborada en un año no electoral», señaló la jefa del bloque de senadores de UC, Teresa García, quien también forma parte de la comisión. Y amplió: «Es claramente una manipulación, una falta de respeto a la ciudadanía la liviandad con que se están proponiendo estos cambios, en plena recesión económica, intentando tapar los temas importantes que atraviesan los bonaerenses».

Carolina Bisgarra