Durante el primer mes del año, el sistema sanitario de la Provincia dejó en evidencia las serias falencias e irregularidades que posee. Cortes de luz, falta de insumos y escaso mantenimiento edilicio son algunos de los problemas que pusieron de manifiesto los trabajadores de salud que aún esperan soluciones que el gobierno anterior tampoco brindó.


En un reciente comunicado, CICOP destacó que “aún está en proceso de reconstrucción y brindando un servicio de contingencia, el hospital Oñativia de Rafael Calzada, afectado por un incendio a mediados de diciembre. La población que depende de ese efector para resolver sus problemas de salud debe emigrar a otros hospitales de la zona, que se han visto desde entonces desbordados y sobrepasados largamente”.
Por otro lado, “los ecos del apagón que sufriera el miércoles anterior el hospital San Martín de La Plata durante más de tres horas, aún subsisten. De hecho, otra interrupción eléctrica más breve en el servicio de neonatología el día martes pasado volvió a encender todas las alarmas”, por lo que los trabajadores organizaron para este jueves un abrazo al nosocomio.
Si bien aún no hay respuestas oficiales para estas dos situaciones, desde el gremio apuntaron que se debe a “un presupuesto a la baja que aplica un ajuste severo sobre las políticas públicas en general y sobre la salud en particular”.
“Se trata de decisiones del más alto rango de quienes nos gobiernan, que privilegian llegar al déficit cero, cumplir las metas que imponen los acreedores externos y beneficiar al poder económico concentrado a expensas del sufrimiento de grandes sectores de la población”, apuntaron.
Desde CICOP aseguraron que tanto los problemas edilicios, como los salariales, se deben a falta de voluntad política para avanzar en la resolución de los temas pendientes.
“A esto, se suma la falta de recomposición salarial de nuestro sector que dificulta el ingreso de profesionales y deja servicios desmantelados o funcionando con un número inadecuado de personal”.

NG