Los datos publicados por el INDEC referidos al segundo trimestre de 2019 muestran un agravamiento en los problemas que atraviesa el mercado laboral.

El desempleo alcanzó un 10,6% -era del 9,6% en igual período de 2018-
mientras que la subocupación demandante -población que trabaja menos de 35 horas semanales por causas involuntarias y que busca activamente otra ocupación- pasó de 7,7 a 9,2%. Por otra parte, los ocupados que buscan
activamente otro empleo subieron de 16 a 18,3%, según la nota publicada por la Universidad de Belgrano.

En total, quienes no tienen ningún empleo y los que lo tienen pero no están satisfechos con el mismo suman un 38,1% de la población económicamente activa, es decir del total de la oferta laboral. En igual período de 2018 totalizaban un 33,3%, detalla la publicación de la casa de estudios.

En el extremo opuesto, se redujo la población que trabaja más de 45 horas
semanales del 26,4 al 24,7%. La recesión habría llevado a achicar la jornada laboral de una parte de quienes aparecían en este segmento.

Si sumamos a quienes están subocupados, a los que quieren cambiar de
empleo y a quienes trabajan por encima de la jornada laboral normal se
concluye que un 58% de la oferta laboral enfrenta algún tipo de problema de empleo. Son unos 14 millones de personas, mientras que apenas un 42% tiene una ocupación satisfactoria en lo que a duración horaria se refiere.

La situación en materia de desocupación alcanza niveles más complejos para determinados segmentos de la población. Así, la tasa para las mujeres de hasta 29 años de edad alcanza al 23,4%, o sea más del doble de la tasa
general. Para los varones en igual nivel etario, el desempleo trepa al 18,6%.

También llama la atención el peso del desempleo de larga duración. El 36,2% de los desocupados lleva más de un año en la búsqueda de empleo y un 22,2% declara no haber tenido nunca un empleo o haberlo tenido hace más de 3 años.

En cuanto a la rama de la actividad de la cual provienen los desocupados, el
mayor peso lo tienen los que tuvieron su último empleo en la construcción, que representan un 22% del total de desempleados.

Finalmente, a escala regional, es el Gran Buenos Aires el que detenta la mayor tasa de desempleo, con un 11,9%, mientras que el Noreste aparece con tan sólo un 3,7%, concluye el artículo periodístico.

Agenhoy