La fábrica de medias Apogeo, ubicada en Sarandí, partido de Avellaneda, cerró sus puertas y dejó en la calle a 30 trabajadores que reclaman sueldos adeudados y el pago de indemnizaciones.


“Primera Mañana” dialogó con Claudia, una de las trabajadoras despedidas quien contó en primera persona su situación y la de la empresa.
“La primera decisión había sido una suspensión, por falta de trabajo, de un mes (1 al 30 de noviembre), después de una reunión en el Ministerio de Trabajo los abogados nos dijeron que tomaron la medida de cerrar la empresa”, contó una de las damnificadas.
Si bien, los números no mienten y es concreta la crisis que atraviesa el pais y que afecta sobretodos a las PyMEs, en este caso, los empleados creen que el cierre se debe un mal mejo administrativo por parte de la empresa.
“La situación económica del país, habrá influido, pero más fue importante fue el problema de internas de la empresa”, indicó Claudia.
Además, la trabajadora dijo que en ningún momento recibieron telegramas de suspensión ni de despido, lo que demuestra el manejo incorrecto.
Los empleados de Apogeo denuncian, abandono por parte de los responsables, que se les deben sueldos y la indemnización correspondiente, de la cual según Claudia, “no tienen ni noticias”.
“Lo pusimos todo en manos de abogados y ellos van a seguir los pasos que corresponde”, indicó respecto a cómo seguirán con el reclamo.
Finalmente, consultada como hará para sobrevivir al día a día, frente a esta dura situación, Claudia se mostró sorprendida porque es algo reciente, pero fue contundente. “Con la llegada de las fiesta voy hacer un pequeño emprendimiento en mi casa, voy hacer algunas empanadas para vender en el barrio”, señaló como ejemplo de lucha.

 

NG