La empresa Nevares despidió  a cincuenta trabajadores de su planta de Luján tras prohibirles el ingreso durante una semana en el marco de un proceso de ajuste de personal. Los ahora ex empleados de la firma productora de golosinas y alimentos se anoticiaron de sus despidos en las últimas horas tras cumplir sus turnos de trabajo.

Desde la empresa aprovecharon para tomar la decisión en medio de un contexto económico marcado por una fuerte caída del consumo, por una parte, y tras la decisión de la ANMAT de prohibirle la comercialización de ciertos productos fabricados por la firma.

Sin embargo, los productos afectados se producían en la fábrica ubicada en Tortuguitas por lo que la planta de Luján no se ve afectada en su producción por la determinación de la ANMAT.

La verdadera razón de los despidos es que “se terminó la temporada”. En ese sentido, los trabajadores de Nevares denunciaron en los últimos días que la empresa nunca cumplió los derechos laborales. “Contratan por temporada, hacen stock y rajan a la gente”, expresaron la semana pasada cuando se les prohibió el ingreso a la planta.

Según denunciaron, la firma toma a sus empleados “a través de contratos por tiempo indefinido, en el cual no se estima cuánto tiempo va a durar” porque “ajustan o expanden su planta de personal dependiendo la necesidad de la empresa, sin respetar los derechos laborales”.

Un trabajador contó a una radio local que “salí de trabajar y el portero nos hizo quedar y nos dijo que nos íbamos a quedar unos cuantos sin trabajo”. “Mucha información sobre las causas de los despidos no hay”, concluyó.

Melisa Delgado Niglia