De acuerdo a un informe realizado por el Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad de Avellaneda, entre 2016 y 2018 se duplicó la cantidad de argentinos y argentinas que están en esa situación. En un año, los precios de alimentos y bebidas aumentaron casi el doble que lo que subió el salario mínimo.

El Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV) reveló que entre 2016 y 2018 se duplicó la cantidad de argentinos y argentinas que no pueden cubrir una alimentación básica y la cifra llegó a los 5 millones de personas.

En el  informe se advierte que la tasa de indigencia pasó del 6,3% en el primer semestre de 2016 al 6,7% en el segundo semestre de 2018, lo que supone un aumento de más del 6,3%; mientras que en el Gran Buenos Aires la tasa subió del 6,2% al 7,3%, o sea un incremento de más del 17%.

Asimismo, el estudio agrega que en base a datos del INDEC y del Ministerio de Trabajo, entre julio de 2018 y julio de 2019, los alimentos y bebidas aumentaron casi el doble que lo que aumentó el salario mínimo.
En este sentido, en los últimos 12 meses la leche aumentó un 88,7%; la manteca un 88,3%; las salchichas un 84%; los fideos un 74%; el arroz un 70,9%; y el pollo un 70,3%.

En este período, mientras los precios de alimentos y bebidas se incrementaron un 60,8% el salario mínimo sólo aumentó un 31,6%, los salarios medios registrados un 40,5%, y las jubilaciones un 42,4%: todos los ingresos perdieron poder de compra.

AgenHoy Digital