A raíz de la grave recesión económica y el impacto directo en el sector de la salud, 90 clínicas ya cerraron sus puertas en lo que va del año. Fuentes de los establecimientos sanitarios aseguraron a BAE Negocios que «los 90 cierres se dieron en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires; Córdoba, Rosario, La Plata y Mendoza».

A su vez, desde la Cámara de la Actividad Farmacéutica y Bioquímica indicaron que desde 2016 desaparecieron 500 farmacias, 80 laboratorios de análisis, 20 droguerías y 12 empresas de tecnología médica, en su mayoría pymes no comprendidas en las grandes cámaras.

Las cámaras del sector se presentaron ante la Secretaría de Trabajo reclamando la intervención del Estado para evitar más cierres de centros de salud y despido de personal, hechos que provocarían el «empeoramiento de la calidad de la prestación médica» en todos los niveles. «La situación es catastrófica», calificó Jorge Cherro, presidente de la Asociación de Clínicas, Sanatorios y Hospitales Privados.

NG