Los especuladores de siempre, siguen haciendo su negocio hasta con los más pobres.

En los comercios de cercanía de los asentamientos y villas, los precios de los alimentos aumentaron más de un 20% en el primer cuatrimestre del año.

Las subas siguen siendo marcadas en el Conurbano bonaerense, donde los intendentes fueron habilitados a principios de abril por el gobierno nacional para controlar los precios.

En el GBA, el costo de una canasta básica de alimentos es hoy un 23 por ciento más caro que a principios de año. En otras regiones hubo aumentos mayores. Por ejemplo, en los negocios que abastecen a los barrios populares de provincias del norte como Salta y Santiago del Estero, donde los precios tienen una suba acumulada mayor al 27 por ciento.

Así lo registró la última medición del Isepci, un instituto de investigación popular que releva precios con una red formada por integrantes de la organización Barrios de Pie-Libres del Sur. Sus verificadores son vecinos y vecinas de asentamientos que toman los datos en los lugares donde van a hacer sus compras, que son en su mayor parte pequeños almacenes de zonas muy populares, en menor medida supermercados chinos y de unos pocos locales una cadena de supermercados con llegada a los barrios. Se trata, por esto, de un registro de los precios que pagan las franjas más empobrecidas de la población.

“El aumento de los precios achica el poder de compra de la tarjeta Alimentar, que si bien ayuda, no es suficiente. Y hace que más familias tengan que acercarse a los comedores populares, sin que haya aumentado la provisión de alimentos de parte del estado. Por eso a medida que se extiende la cuarentena, vemos que crece la angustia en las familias por la incertidumbre del futuro inmediato, señaló a PáginaI12 Isaac Rudnik, director del Isepci.

El informe advierte que algunos de los productos de consumo más popular, como el azúcar, en los almacenes de barrio se está poniendo a la venta con un 62 por ciento de recargo en relación a principio de año. Junto con este producto, los ítem de almacén que más aumentaron son los huevos, el arroz y la yerba. Entre las carnes, un corte barato como el espinazo subió desde diciembre un 42%. Las verduras registraron sus aumentos más fuertes en el kilo de zanahoria, acelga y papas.

LF