En un año la canasta de alimentos aumentó más del 123% según informe de la UNDAV

Compartir

Los productos de la canasta de alimentos aumentaron hasta un 123,7% en un año, según surge del último informe del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda.

En los últimos doce meses entre los productos que más aumentaron están la harina (123,7%), los fideos (64,9%), el arroz (54,6%), los huevos (53,4%), el aceite (48,9%) y el pan francés (46,6%).

“Los productos alimenticios verifican aumentos superiores al promedio de los demás bienes y servicios de la economía. Este es uno de los resultados más evidentes del proceso de transferencia de recursos que implica toda devaluación”, remarca la infografía vinculada a la Carrera de Economía de la UNDAV, que dirige Santiago Fraschina.

Los números surgen del relevamiento de una “canasta de alimentación esencial” de elaboración propia, confeccionada bajo parámetros kilocalóricos básicos para mantener una alimentación saludable, y consolidan un valor de $1.028 para la canasta “económica”, de $1.282 para la canasta media y de $1.936 en la canasta premium.

Estos datos arrojan que la canasta de alimentación esencial sufrió aumentos de hasta 42,5% en el último año, con un notorio agravante en las marcas del segmento “económico”, que fueron las que mayores aumentos verificaron.
Asimismo, los segmentos medios y premium mostraron sendos aumentos anuales del 39,2% y 28,2%, respectivamente.

En este marco, si analizamos los incrementos de los últimos tres años, la canasta alimentaria tuvo un aumento acumulado del 120%.

La evolución temporal, marca que la canasta promedio costaba tan sólo $583 en agosto de 2015; después de la primera ronda devaluatoria de fines de ese año, el monto trepó hasta los $779 y, con el fuerte proceso inflacionario, en 2017 alcanzó los $921, mientras que en la actualidad subió a los mencionados $1.282.

En un análisis de poder de compra, la situación también se presenta acuciante: ocurre que el peso de la canasta de alimentación esencial se incrementó fuertemente sobre los presupuestos familiares.

Por caso, el porcentaje medio de costo de una canasta en relación a una AUH subió 7,4 puntos porcentuales. En relación a una jubilación mínima aumentó 1,4 puntos y en función al salario medio subió en 0,7 puntos.

“La suba acelerada de precios afecta de manera diferencial a los primeros deciles en la distribución del ingreso. Sin mayor posibilidad de cubrirse en entornos de alta volatilidad, los sectores populares destinan buena parte de sus ingresos a la adquisición de productos alimenticios y derivados”, analiza el informe universitario.

Compartir

Comentarios