Por las útimas declaraciones de los funcionarios bonaerenses, todo hace presumir que vamos hacia una cuarentena extra large en el AMBA.

El ministro de Salud Daniál Gollán fue el primero en encender la mecha, al señalar que si se aflojan los controles, «ponemos terminar apilando cadáveres». Gollán esta convencido que «esta es una batalla titánica, que puede durar 2 o 3 meses más».

Su segundo, Nicolás Kreplak, también había planteado la posibilidad de un retroceso ante el aumento de contagios en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), lo cual podría hacer colapsar al sistema de salud.

El propio Axel Kicillof aclaró en las últimas horas que «si suben los casos, quiere decir que hay mayores contagios. La regla simple es que, cuanto mayor es la cantidad de contagios, más deben ser las restricciones. Es lo que funcionó en todo el planeta, pero todavía no hicimos la evaluación fina», reflexionó.

El jefe de Gabinete provincial, Carlos Bianco, se inclinó en que se debe «mantener todo cerrado» y que «no es momento de flexibilizar nada». «Los epidemiólogos nos indican mantener todo cerrado, salvo un puñado de sectores», sostuvo.

Y a este coro de advertencias, en las últimas horas se sumó el ministro de Desarrollo de la Comunidad de la provincia, Andrés «Cuervo» Larroque, quien expresó que se debe ser «muy prudentes» en cuanto a una posible apertura del aislamiento social y obligatorio por el coronavirus». Advirtió que «si los casos se disparan, no hay logística que alcance en la Provincia.

No podemos relajarnos porque si bien hay un amesetamiento, los contagios han crecido bastante y tenemos que ser muy prudentes», remarcó.

Aunque habrá que esperar a que se terminen de peinar los últimos datos se esta semana, todo hace presumir que el área metropolitana (AMBA) seguirá en la fase 3 a partir del próximo lunes, una medida que sólo habilitaría la circulación de los trabajadores esenciales sin nuevos permisos ni actividades comerciales.

Se trata del conglomerado que integran la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el conurbano bonaerense donde habitan más de 14 millones de personas y donde se concentra casi el 90% de los contagios: de los 564 casos confirmados hasta ahora, 526 corresponden al AMBA.

También existe un dato aportado por las autoridades porteñas que preocupa en relación a la circulación local del virus. Las autoridades sanitarias de la Capital Federal ya detectaron que los contagios ya no crecen sólo en los barrios de emergencia sino que existe ya una espiralización en todas las comunas porteñas.

No obstante, desde la Casa Rosada hicieron saber que » no se volverá atrás, ni a la fase 2, ni a la 1. Eso significa meter a toda la gente adentro y eso no va a suceder», indicaron los voceros. En la reunión de Cafiero con ministros incluso se analizó la posibilidad de nuevas aperturas comerciales y otras actividades, siempre que se cumpla un estricto control sanitario y que no impliquen un mayor tráfico de gente.

Frente a los focos de protesta en diversos puntos, en el Gobierno aseguran que la economia no resiste nuevas restricciones y el humor social tampoco. El gabinete económico, especialmente el ministro de Producción, Matías Kulfas, presionan para que no haya vuelta atrás.

En el Ejecutivo aclaran, sin embargo, que tanto la Ciudad como la provincia van a apretar donde haya focos de contagios, como sucede en Villa Azul y la 31.

Las primeras espadas del Presidente están convencidas que «se rutinizó el miedo» en la población y que hay una mayor conciencia que cuando se debió implementar la fase 1 el pasado 20 de marzo.

Mientras tanto, los especialistas ponen el foco en pleno inicio de la curva ascendente en la Tercera Sección electoral de la provincia de Buenos Aires, que comienza a encabezar el ritmo de avance de todo el AMBA, sumado a CABA. Dentro de conurbano, solamente los distritos de Quilmes, Avellaneda y La Matanza concentran un tercio de los nuevos casos registrados en los últimos días.

Las estadísticas marcan que en tan sólo una semana, en los 40 municipios del AMBA se detectaron 1.789 nuevos casos, lo que representa una suba de casi el 50% respecto del domingo 24 de mayo. Y el 38% de esa suba se focalizó solamente en tres municipios: Quilmes (294), La Matanza (220) y Avellaneda (160). Detrás, se les suman también Almirante Brown (90) y Lanús (89).

Por estas horas, son varios los distritos de la Tercera Sección que se suman al listado de los más afectados por el avance del COVID19. En 16 de los 40 municipios del AMBA el porcentaje de aumento de casos fue superior a la media y permite ver donde el coronavirus viene creciendo con mayor intensidad. De esos 16, una gran mayoría son de la Tercera. Entre ellos sobresalen Ezeiza, Esteban Echeverría, Florencio Varela, Lanús, Lomas de Zamora, Presidente Perón, Quilmes, Almirante Brown, Avellaneda y Berazategui.

En tanto, de los 564 nuevos contagios registrados en las últimas horas, 252 –casi la mitad- corresponden a la Provincia de Buenos Aires. El resto del grueso se reparte, de manera principal con Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y otras provincias.

El gobernador Kicillof recibió a un nutrido grupo de intendentes del conurbano bonaerense para analizar de qué manera continuar con la cuarentena en cada territorio, con especial foco en las urgencias financieras.

Del encuentro participaron los jefes comunales de San Martín, Fernando Moreira; Malvinas Argentinas, Leonardo Nardini; Merlo, Gustavo Menéndez; y de Ituzaingó, Alberto Descalzo. Entre jueves y viernes, con los últimos datos sobre la mesa, se resolverá la ampliación de la cuarentena, pero por el crecimiento de casos que se observa, no hay que esperar flexibilizaciones.

*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP y analista político. Para consultar su blogs, dirigirse al sitio: Jorge Joury De Tapas.

Rodrigo Gauna