Escándalo en la Corte con acusaciones entre Lorenzetti y Rosenkrantz

Compartir

La inédita pelea pública entre el presidente de la Corte Suprema, Carlos Rosenkrantz, y su antecesor, Ricardo Lorenzetti, por el control de la información judicial encendió la alarma no sólo de los dos contendientes sino del resto de los miembros del Máximo Tribunal. También, del círculo rojo judicial. De ahí la urgencia por alcanzar cuanto menos una paz temporaria.

Este martes se hizo pública una resolución de Rosenkrantz (uno de los jueces que llegó a su cargo propuesto por el presidente Mauricio Macri), donde acusaba a Lorenzetti de dejar “acéfala” la Secretaría de Comunicación, que conducía María Bourdin, quien, con el cambio de conducción, se fue a trabajar a la vocalía del ex presidente. El tema es que detrás de Bourdin, según remarcaba el texto del nuevo titular, también dejaron la Secretaría otro funcionario y 10 empleados, con lo que en la oficina quedaron trabajando sólo 6 personas de las 18 que había hasta septiembre.

La pelea, está claro, es más profunda y excede largamente el ámbito noticioso. Ocurre que a principios de septiembre, y cuando ya tejía alianzas en busca de continuar en su cargo, un acuerdo interno sorprendió a Lorenzetti y le avisaron que Rosenkrantz tenía el apoyo de Horacio Rosatti y Elena Highton de Nolasco para coronarlo presidente. Perdido por perdido, Lorenzetti (que ya llevaba 11 años como presidente) también le dio su voto y sólo quedó apoyándolo el quinto integrante, Juan Carlos Maqueda.

En La 97, Néstor Espósito , analiza la situación:

Compartir

Comentarios