Frente a la emergencia por el brote de coronavirus, las escuelas bonaerenses comenzaron a distribuir 648 mil cuadernillos de matemática y prácticas del lenguaje. Esta movida es para sostener la continuidad pedagógica durante la suspensión de las clases.

Quienes tienen acceso a internet los podrán bajar ingresando al portal continuemosestudiando.abc.gob.ar. Se trata de contenidos y prácticas diferenciados para cada año de la primaria y el secundario, así como para el nivel inicial. Tras completar las actividades, los alumnos podrán enviar sus trabajos por internet o acercar los cuadernillos impresos a los colegios, para que los docentes los corrijan.

El sistema de apoyo para la continuidad escolar fue diseñado por la Dirección General de Escuelas. La responsable de educación de la provincia, Agustina Vila, también resolvió que los comedores escolares pasen a un sistema de bolsones, para que las familias se lleven, en un solo viaje, la totalidad de los alimentos a los que sus chicos accedían en la escuela.


Las escuelas van a continuar abiertas durante la suspensión de las clases, aunque sólo con la dotación mínima que cada director establezca para garantizar la asistencia alimentaria y tareas de continuidad pedagógica. La indicación que se está dando a los docentes que trabajen desde la casa es que sostengan esa continuidad de los alumnos a su cargo, ya sea mediante correo electrónico, redes, o mediante indicaciones a la familia de las tareas que los chicos deben realizar.


La decisión de mantener abiertas las escuelas también se relaciona con la decisión de que hasta el 31 de marzo se continúen realizando los trabajos de refacción o mantenimiento de los edificios. Para reforzar la seguridad sanitaria de los que tengan que seguir yendo a las escuelas, la provincia transfirió esta semana 58 millones de pesos a los distritos escolares, para la compra de elementos de limpieza e higiene, según informó de manera oficial. Esto implicó reforzar con un extra del 60 por ciento.

Liliana Lopez