Escuelas técnicas, agrarias y centros de formación profesional de distintos municipios de la provincia de Buenos Aires elaboran máscaras sanitarias, producen alcohol en gel, barbijos, batas y válvulas para respiradores para colaborar en la pelea contra el coronavirus.

Alumnos y profesores de instituciones educativas de La Matanza, Olavarría, Azul, Monte Hermoso, Bolívar, Carlos Casares, Pehuajó, Mercedes, Tornquist, Florentino Ameghino, Bahía Blanca, Chivilcoy, Laprida, Coronel Rosales, General Alvear, Las Flores, Lobos, 25 de Mayo, Roque Pérez y Saladillo aportan herramientas y conocimientos para dotar de elementos de protección a trabajadores de la salud, policías, recolectores, bomberos, personal de escuelas y de defensa civil.

«Las escuelas agrarias y técnicas habitualmente realizan trabajos para la comunidad y ahora empezaron a producir con impresoras 3D elementos de protección para quienes preparan bolsones de comida en escuelas; para enfermeros de salas de primeros auxilios; así como cubrebotas, camisolines y barbijos para hospitales locales», dijo Gerardo Marchesini, director de Educación Técnica de la Dirección General de Cultura de Educación bonarense.

En ese sentido, la ministra de Educación, Agustina Vila, «pidió ordenar el trabajo, asistir en la logística de insumos, subir sólo archivos de impresión aprobados por las autoridades e indicar a los colegios qué cosas aprueba Salud y qué uso se les puede dar», contó Marchesini.

Cada colegio trabaja con insumos propios, provistos por la provincia o comprados por las cooperadoras, y los profesores autorizados «realizan estos trabajos en las escuelas mientras que desde su casas alumnos del último año se dedican a mejorar los archivos digitales de impresión».

«Los pibes se recontra enganchan. Es una tradición de la educación técnico-profesional trabajar en proyectos con la comunidad y desde la política pública de la provincia lo incentivamos siempre, pero ahora se ve más y cobra mayor relevancia», apuntó.

Al respecto, el director de la Escuela Técnica 1 de Monte Hermoso, Ariel Llerandi, afirmó que junto a alumnos de séptimo año elaboran máscaras con impresoras 3D del colegio. «Representa un orgullo aportar desde nuestro lugar un poquito a este problema», aseguró.

«Trabajamos en red con todas las escuelas técnicas y los chicos en sus casas aportando ideas, y estamos muy contentos de cómo estamos superando esto en equipo», expresó Llerandi.

En tanto, el director de la Escuela Técnica de Tornquist, Luis Quintana, contó que en los laboratorios de ese establecimiento se elaboran unos 5 litros de alcohol en gel por día con donaciones de la gente y reactivos propios.

«Desde que se desató la emergencia decidimos elaborar barbijos y batas para comedores escolares y unidades sanitarias, hacemos máscaras faciales para protección y diseñamos válvulas para automatizar respiradores», dijo por su parte Dina Bruno, responsable del Centro de Formación Profesional 401 de Olavarría.

El curso de Energía Solar de ese establecimiento confeccionó tres generadores eléctricos con paneles solares para ser prestados ante emergencias, y además recibieron del parque industrial local y de vecinos tanto telas como rollos de plásticos.

Los aportes de las escuelas técnicas se reproducen en cada distrito, como en Bolívar donde realizan mascarillas faciales con impresoras 3D para el personal médico y de seguridad; en Carlos Casares con la confección de máscaras con acetato para enfermeros y médicos,o en Azul con la producción de máscaras de aislamiento, alcohol en gel y desinfectantes.

En Mercedes realizan máscaras tanto para personal de seguridad y de sanidad como para recolectores de residuos; en Laprida fabrican protectores para donar al hospital municipal Pedro S. Sancholuz; mientras que estudiantes de Bahía Blanca confeccionan mascarillas de seguridad para los trabajadores de la salud.

En igual sentido, la Escuela Agraria de Florentino Ameghino arma protecciones faciales para efectores de salud del hospital municipal; la Técnica 1 de Chivilcoy fabrica máscaras para el hospital local con material donado por empresas; y el Instituto de Formación Docente de Coronel Rosales elabora máscaras para unidades de emergencia.

En Salliqueló, la Escuela Técnica estrenó la impresora 3D recientemente adquirida con la fabricación de máscaras para colaborar con el hospital municipal; en Pehuajó desarrollan batas, barbijos y mascarillas; y en La Matanza desde el Centro de Formación Profesonal 406 efectúan máscaras.

Los colegios técnicos de General Alvear, Las Flores, Lobos, 25 de Mayo, Roque Pérez y Saladillo confeccionan también máscaras de protección facial para personal de salud, policial, municipal, bomberos y defensa civil y luego coordinan la entrega a las reparticiones.

«Tengo 33 años de docente en educación técnico-profesional, no me sorprende la actitud de los colegios porque conozco su espíritu, pero siempre emocionan la organización y la predisposición en el contexto en el que estamos», remarcó Marchesini.

Rodrigo Gauna