Es por el impacto de la devaluación producida tras las PASO.

Según el INDEC se trata del dato más alto desde igual mes del año pasado, ya que la suba de precios acumulada entre enero y septiembre se ubicó en el 37,7% y en 12 meses lleva un alza del 53,5%.

El rubro Alimentos y Bebidas creció 5,7%, superado por Salud con el 8,3%; Bienes y Servicios Varios con el 8,2%; Recreación y Cultura con el 7,6%; Equipamiento y Mantenimiento del Hogar, 7,4%; Comunicación, 6,7% Prendas de Vestir y Calzado, marca el aumento más alto con el 9,5%, por el impacto directo de la suba del precio del dólar pos PASO.

Por último pero con subas importantes se ubicaron Restaurantes y Hoteles, con el 5,2% y Transporte con el 4,7%.

Según un informe del CEPA, «resulta particularmente llamativo que en el NEA (la región más pobre del país) la variación de precios llegó a 6,2%».

Lo que más subió

Pan de mesa (14,2%)
Pollo entero (14,3%)
Café molido (9,3%)

Pañales (11,4%)
Salchicha tipo viena (10,6%)
Hamburguesas congeladas (11%)

«La inflación en septiembre arrastra la “inercia” de la devaluación, a lo que se suma además los aumentos en algunos precios regulados como combustible (se incrementó 4% a pesar del congelamiento anunciado luego de las PASO) y prepagas (tuvieron un incremento de 4% y ya hay pactados nuevos aumentos para octubre y noviembre). Además, se observa el efecto de los aumentos estacionales del rubro indumentaria, frutas y verduras», explican desde CEPA.

Al tiempo que advierte que la inflación “del bolsillo” no necesariamente se encuentra reflejada por los datos que calcula el INDEC.

Desde el Centro de Economía Política analizan que para el mes de octubre y lo que queda del año, «si bien es esperable que la inflación siga un derrotero decreciente (probablemente alrededor de 4%), seguirá siendo alta y para diciembre habrá acumulado cerca de 56%».

También consideran relevante que «los bienes aumentaron 7,1% mientras que los servicios 3,6%. La inflación de bienes da cuenta del impacto sobre los sectores populares que consume fundamentalmente productos y pocos servicios. Al revés sucede en los sectores de mayores ingresos. La inflación de los más pobres supero 7%».

Finalmente, agregan desde CEPA, que en lo que va del año, «sorprende el aumento de precios de varios productos: entre los lácteos, el queso sardo (77%) el queso pategrás (72%) el queso cremoso (67%), la leche en polvo (66%), la leche fresca entera (43%), la manteca (66%) y el dulce de leche (58%); los productos derivados del trigo, pan de mesa (44%) y galletitas dulces (47%); y las carnes vacuna y aviar (picada común: 47%, nalga: 43%, paleta: 42%, cuadril: 42% y el pollo: 49%). Además se incrementaron los fiambres y embutidos: salame (45%), jamón cocido (41%), salchichón (40%), salchichas (58%). Entre los que más subieron podemos agregar la banana, cebolla, tomate, azúcar y agua sin gas, todos por encima del 40%».

Respecto de abril de 2016, cuando se implementa la nueva medición del IPC-INDEC, los productos que más se incrementaron han sido: manteca (385%), aceite de girasol (379%), cebolla (379%), yogur firme (367%), harina de trigo (366%), conlcuyen.

Agenhoy