La decisión del Jefe de Gabinete bonaerense, Carlos Bianco, de confirmar un llamado a los docentes en enero para discutir salarios tuvo un efecto cascada inmediato sobre el resto de los gremios. Ahora, estatales, médicos y judiciales también reclaman una convocatoria a paritarias. En el gobierno mantienen silencio respecto de un posible llamado.

«Vamos a tener un encuentro en enero para arrancar las clases con las paritarias cerradas», aseguró Bianco días atrás. El jefe de Gabinete buscó calmar a los gremios docentes luego de que pidieran, a través de una nota, una reunión para antes de fin de año con Kicillof. Entre los temas de preocupación expresados en el escrito estaban la cuestión salarial y lo vinculado a la infraestructura escolar.

En rigor, el gobierno de Kicillof debía transmitir una señal clara a los gremios docentes luego de que en varias declaraciones a la prensa los ministros que durante diciembre no habría lugar para discutir paritarias. En ese contexto, adelantar un llamado hacia enero apareció como salida para calmar a los sindicatos más duros.

De inmediato, el resto de los gremios con representación estatal tuvieron que salir a reclamar una reunión en enero. El secretario General de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) Oscar de Isasi dijo que le pedirían a Kicillof «recuperar en enero el poder adquisitivo, eliminar el presentismo pasándolo al sueldo básico y continuidad laboral de precarizados».

En esa línea, De Isasi explicó que «se necesitan pase a planta permanente, empezar construir una nueva carrera administrativa y fortalecer, dignificar y jerarquizar el convenio colectivo para los trabajadores del estado».

En tanto, la presidenta de la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud (CICOP), Marta Márquez, advirtió que «esperamos que alguna vez los gobiernos entiendan que debemos ser convocados todos al mismo tiempo».

«Nosotros fuimos el primer gremio que pido una reunión con el Gobernador y con el ministro de Salud (Daniel Gollan) un día después de que asumiera. Lo que planteamos es hablar en general de la grave situación sanitaria y la recomposición salarial«, apuntó Márquez a la web Diputados Bonaerenses.

Entre los profesionales de la salud hay malestar por el cierre de la negociación salarial de 2019. Los gremios afirman que los médicos de los hospitales públicos no alcanzaron a recuperar la perdida de 15 puntos de 2018 y este año aseguran estar 20 puntos por debajo de la inflación.

En tanto, desde la Asociación Judicial Bonaerense (AJB) le enviaron una solicitada a Kicillof para «encontrar con urgencia una solución a la enorme brecha existente entre los incrementos de haberes dispuestos María Eugenia Vidal y las proyecciones de inflación para el año en curso».

«Necesitamos reinstaurar la negociación colectiva como mecanismo para determinar los salarios y demás condiciones laborales de los trabajadores del Poder Judicial, y poner fin de esta manera a un período de violación sistemática por parte del Estado de un derecho laboral fundamental», enfatizó el titular de la AJB, Pablo Abramovich.

AgenHoy Digital