Compartir

Durante tres días consecutivos en el Hogar de Ancianos Dr. Sallarés tuvo lugar la jornada Varela Solidaria, una iniciativa que se desarrolló de manera conjunta entre el Municipio y alumnos de 5 y 6 año de la secundaria Nº 15 de La Capilla.


El martes, miércoles y jueves se realizaron diferentes actividades donde se pusieron en valor las instalaciones del hogar a partir de una premisa: la necesidad de pensar en el otro.
La cancha de bochas fue refaccionada con trabajos de rellenado con conchilla y arena, y los juegos saludables y bancos recibieron mantenimiento y pintura. Mientras, en la pared externa sobre la calle Cariboni, los jóvenes pintaron un mural, para embellecer el patio.
Otro de las propuestas de los chicos que motivó el interés de los abuelos, consistió en el armado de una huerta elevada, acondicionada para quienes utilizan sillas de ruedas. Verduras, plantas aromáticas y frutales aguardan ahora del cuidado y dedicación de quienes viven en el Hogar.
“Fueron tres días de una jornada preciosa donde los chicos más allá de ayudar se pudieron vincular con gente de la tercera edad. Es muy lindo ver cómo cambia la cara de los abuelos. Por otro lado ellos también participaron decidiendo por ejemplo qué dibujo querían en su pared, de qué color querían los juegos, cómo debía ser la huerta. Ellos fueron protagonistas de su hogar y nadie le vino a imponer nada. Y los chicos se van emocionados, con el corazón abierto por la posibilidad de pensar en el otro”, contó Justo Lamas, el periodista a cargo de la columna “En el lugar justo”, que con una gran carga de sensibilidad social cuenta acerca de la realidad de los adolescentes.
En tanto, una de las estudiantes relató que “fue una experiencia muy linda. El primer día fue empezar a socializar y formar vínculos con los abuelos. Después ya empezamos repartiéndonos las tareas. Nos encantó. La verdad nos vamos con la idea de volver, y seguir viniendo a visitarlos. Ellos nos piden que volvamos y no les vamos a fallar”.
Por su parte, el intendente a cargo, Andrés Watson agradeció a la docente y los alumnos de la Escuela 15 “que por motu propio y a partir de una charla en clase, surgió la idea de venir a ayudar. Nos pone muy contentos. Los abuelos están felices, y los chicos demostraron una absoluta solidaridad y compromiso por el otro”.

Compartir

Comentarios