Ex ministro de Salud culpa al macrismo por el regreso de la mortalidad infantil

Compartir

El aumento del 0,04 por ciento en Tasa de Mortalidad Infantil durante el 2016, lo que representa 9.9 defunciones cada mil nacimientos, ha levantado olas en todos los frentes, ya que se venía de cinco años de caída constante. La situación es especialmente crítica en el Conurbano bonaerense, más específicamente en el llamado “tercer cordón” en el que se encuentra Florencio Varela, donde la tasa subió más de un punto.

Frente a esta dramática radiografía, el ex ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, Alejandro Collia, culpó al gobierno de Cambiemos “de generar pobreza y desocupación”. En esa dirección disparó que “todo esto se da en el contexto donde las políticas nacional y provinciales retiran la responsabilidad de garantizar el derecho a la salud”.

Asimismo indicó que “la falta de planificación, el aumento de la pobreza y el desempleo, gira alrededor de la mortalidad infantil. Todo esto se viene dando desde el 2015”.

Luego expresó que “durante toda gestión del gobierno anterior a nivel nacional y provincial las cifras de la mortalidad fueron descendiendo hasta dejarla en un digito. Fueron las más bajas de toda la historia”.
Entre otras cosas Collia añadió que “con una tasa de desempleo del 12,8 en el conurbano es muy poco probable que la mortalidad pueda descender”. Agregó luego que “con estos temas tan sensibles hay que llevar adelante una política que todos los sectores de la vida provincial puedan respaldar”.

Finalmente aseguró que “la salud en la provincia no solo que no mejoró, sino que empeoró porque así lo dicen las cifras”.

Tras un análisis de la Fundación Soberanía Sanitaria elaborado a partir de estadísticas oficiales del Ministerio de Salud, se observó que la Tasa de Mortalidad Infantil  “presentó una tendencia descendente en los últimos 25 años” aunque “eventos como la crisis social, económica y política vivida en el país durante el 2001, o brotes de enfermedades infecciosas respiratorias como la gripe, ocurridos en los años 2007 y 2009, impactaron de manera negativa interrumpiendo de manera momentánea la tendencia observada en estos años”.

EL HAMBRE PEGA EN LA PLATA
Cientos de vecinos de La Plata, Berisso y Ensenada que trabajan en copas de leche, comedores y casas de día marcharon en las últimas horas denunciando que “el hambre es un crimen” el pasado viernes para llamar a la reflexión ante una problemática invisibilizada que se reproduce en muchos barrios de la región.

Es que según distintos organismos de Niñez, en el país existen cerca de 5,6 millones de chicos pobres y 1.600 considerados en estado de indigencia, es decir que apenas pueden satisfacer sus necesidades alimentarias.

Al respecto, dos jóvenes que trabajan en merenderos de Los Hornos brindaron su testimonio y contaron la situación que atraviesan diariamente los más chicos. “Íbamos a empezar con apoyo escolar, pero nos dimos cuenta de que ningún chico sabía leer ni escribir, muchos chicos no iban a la escuela”, sostuvo Micaela, quien con 19 años realiza trabajos de alfabetización en el barrio platense.“Nadie ve este crimen que es el hambre, que dentro de los barrios se sigue reproduciendo la pobreza”, subrayó.

También Brisa, de 15 años, manifestó: “Los jóvenes queremos ayudar entre todos a los chicos”. Sin embargo, ambas advirtieron que “hay muchos chicos sin educarse, sin documento” y que, lejos de contar con los recursos necesarios, es “todo a pulmón”.

Compartir

Comentarios