El puente alcantarilla que atraviesa bajo tierra la Ruta Provincial N°53, a la altura del kilómetro 10, exhibe rajaduras que deterioran la carpeta asfáltica y ocasionan un peligro latente de desmoronamiento.

Alertados por la situación, el municipio envió agentes pertenecientes al área de Pavimentos e Hidráulica dependientes de la Secretaría de Obras y Servicios Públicos para efectuar el diagnóstico pertinente.

Tras elaborar el informe, se entregó la documentación en Vialidad Provincial ya que tiene la potestad para reparar el inconveniente.

“Reciben el expediente y aprueban el procedimiento correspondiente para desarrollar las tareas necesarias. Llegan al distrito el sábado 20 de julio por la mañana y constatan la gravedad del caso, acompañados por personal municipal más Defensa Civil. Regresan un día después con maquinaria para continuar su labor”, detalla Diego Trejo, titular en la mencionada cartera.

Sin embargo, aclara que para “resolver definitivamente el inconveniente, deberán rehacer por completo la alcantarilla de hormigón”. “La intervención requiere de un proceso licitatorio más cuestiones burocráticas que dependen exclusivamente de la gobernación provincial”, agrega el funcionario.

La demora de todas las etapas hasta lograr la solución definitiva asciende a tres meses. Por lo tanto, la comuna exigió una medida paliativa para reducir riesgos a aquellos que transitan con frecuencia por el lugar.

“Instalan un caño autoportante que elimina el peligro de derrumbe. Sus dimensiones son menores a las necesarias para el correcto drenaje. Ante esa situación, solicitamos más unidades para cubrir el espacio en su totalidad y evitar futuros inconvenientes debido a, por ejemplo, una tormenta con abundante caída de agua en poco tiempo”, explica Trejo.

Durante la jornada, envían dos caños más para finalizar con la restauración provisoria. “Según informan desde el organismo, mañana culminarán el trabajo y habilitarán el tránsito vehicular por la zona hasta cumplir los plazos para ejecutar la obra definitiva”, describe Trejo.

NG