La legisladora de Juntos por el Cambio, Josefina Mendoza, encendió la polémica: acusó al gobernador Kicillof de querer comprar autos de alta gama por 550 millones en medio de “una crisis económica”, algo que fue totalmente desmentido por el jefe de Gabinete del Frente de Todos, Carlos Bianco.

La diputada opositora señaló que “desde que asumió, Kicillof repite como un mantra lo mal que está la provincia y un montón de cosas que son un speech perfectamente armado para la política, mientras que por otro lado quiere cambiar su auto y el de sus funcionarios para andar en cero kms de alta gama”.

“Están pidiendo solidaridad a la clase media con un terrible ajuste, a los jubilados, pero se quieren gastar más de 550 millones en autos, parece que no solamente no existe plan de gobierno en la provincia sino que también les falta sensibilidad”.

Por último, aseguró que “en las páginas de la provincia se abrió un proceso licitatorio donde entre distintos vehículos utilitarios que seguramente son necesarios, se esconden noventa coches de alta gama que serán destinados para funcionarios, evidentemente hicieron la gran ‘si pasa pasa’, escondiendo entre las necesidades algún que otro lujito”.

Estas declaraciones fueron respondidas inmediatamente por Carlos Bianco, quien vía Twitter expresó: “Me alegra que la diputada Mendoza se empiece a preocupar por el uso eficiente de los recursos de la provincia, cuando desde 2017 no hizo ninguna crítica a los desastres de la gestión de la alianza Cambiemos.”

El funcionario de la administración provincial contó que el proceso licitatorio que menciona Mendoza comenzó en noviembre del 2019 y que “en todo caso pregúntele a María Eugenia Vidal”, expresó el funcionario.

Luego, Bianco detalló: “Se trata de una convocatoria abierta para renovar el convenio de provisión de vehículos, desde donde se compran también los patrulleros, que es necesario renovar después de la emergencia en materia de seguridad que SU cámara de diputados decidió prorrogar en diciembre pasado”.

 Por otro lado, aseveró que cuando arribaron a la administración bonaerense encontraron “irregularidades dentro del Organismo Provincial de Integración Social y Urbana (OPISU) en 2018″ y le sugirió a la Diputada denunciar dicha maniobra.

“En el año 2018 compró 19 autos de altísima gama para sus funcionarios. Esos funcionarios, en vez de trabajar en La Plata, como corresponde, habían alquilado una oficina a todo trapo en Diagonal Norte y Florida, y utilizaban esos autos de alta gama para ir a los barrios populares. ¿Eso no le parece inescrupuloso, Diputada?”, añadió.

Ante la consulta de Informe Político por detalles de esta acusación que formuló Bianco, desde el gobierno de Kicillof señalaron que el OPISU de Vidal tenías sus oficinas en pleno centro de la Ciudad de Buenos Aires, precisamente en Roque Saenz Peña 570, piso 7 (esquina Florida) “abonando un alquiler total de 220.500 pesos mensuales”.

Con respecto a los vehículos que adquirió el organismo, sostuvieron que “se compraron por 3 expedientes distintos. 19 autos por 9.347.623,29 en 2018. Se hizo un convenio marco para la adquisición por licitación pública de 12 berlingo, 5 voyage, 1 camioneta amarok y 1 golf”.

LF