Desde el inicio del aislamiento obligatorio, el precio de los huevos registraron una fuerte suba en el valor de venta, con casos de faltantes en los comercios, situación que de manera paulatina empieza a reacomodarse.

Desde la Cámara Argentina de Productores Avícolas (Capia) culparon de esta situación a la cadena de comercialización de este producto, al señalar que son quienes se benefician con estos aumentos y operan como “los verdaderos formadores de precios”. Esta situación se genera en el contexto de un Gobierno nacional que busca frenar el aumento en productos sensibles de la canasta básica.

La producción ovícola vive un escenario delicado, en donde confluyen factores como la caída de la rentabilidad y aumentos de los costos, en el marco de la pandemia de coronavirus.

Al conocerse esta situación, desde la cámara que representan al sector denunciaron que los puntos de venta, sobre todo las grandes superficies, “remarcan sin ningún tipo de control”. Si bien se percibe un lento reabastecimiento de este producto, desde Capia reconocieron que trabajan con autoridades nacionales para hallar una solución definitiva tanto a los problemas de aprovisionamiento como de precios de venta.

El titular de esta cámara, Javier Prida, señaló que el “productor no es formador de precios” y advirtió que este eslabón de la cadena debe sostener el abastecimiento de huevos frente a una demanda que aumentó un 40% desde el inicio de la cuarentena obligatoria. Como dato a tener en cuenta y con un alza en los costos del 20%, desde Capia sostuvieron que el precio que el productor recibe por su materia prima no se actualiza desde octubre del año pasado.

Un repaso por los precios permite visualizar las asimetrías que existen en la distribución de rentabilidad. Desde marzo de 2020, el precio de venta del maple es de $180 y con este valor obtienen una ganancia de $8 a $10 por maple comercializado. Pero en el caso de los minoristas, Capia señaló que con un precio de venta de $250 a $330 por maple, alcanzan ganancias hasta cuatro veces mayor.

Por el lado de los supermercados, calcularon que la ganancia asciende a unos $60 por cada docena que venden. 

LF