El candidato presidencial del Frente de Todos. Alberto Fernández, reiteró hoy su postura de «reformular los acuerdos» con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y destacó que el pacto acordado entre Mauricio Macri y Christine Lagarde «no cumplió con el propósito de reducir la deuda y la inflación, recuperar el crecimiento, generar empleo y combatir la pobreza».

Así lo aseguró Fernández en un comunicado tras la reunión con el director del Departamento del Hemisferio Occidental Alejandro Werner y con el representante residente en Argentina Trevor Alleyne.

Del encuentro, que se realizó en las oficinas de Fernández en San Telmo y duró alrededor de una hora y mediaparticiparon también Santiago Cafiero (nieto del histórico dirigente peronista y uno de los principales colaboradores del candidato), y los economistas Matías Kulfas y Cecilia Todesca.

«Manifesté mi profunda preocupación por el hecho de que, respecto de los créditos otorgados al Gobierno Nacional, ese organismo haya actuado y siga haciéndolo en abierta violación a lo dispuesto por Artículo VI del Acta Constitutiva del FMI cuyo primer párrafo dispone que ‘ningún miembro podrá utilizar los recursos generales del Fondo para hacer frente a una salida considerable o continua de capital», agregó Fernández.

En ese sentido, el candidato detalló que «en el tiempo que ha transcurrido entre la firma del acuerdo original (junio 2018) y el 30 de mayo de 2019, la Argentina ha recibido del FMI USD 39.000 millones. En ese lapso, salieron del sistema financiero USD 23.160 millones por Formación de Activos Externos de libre disponibilidad y USD 6.920 millones por salida de inversiones especulativas extranjeras, lo que en total representa una fuga neta de dólares que superan los 30.000 millones».

Para Fernández, «el acuerdo Stand By aprobado para Argentina tuvo el propósito de financiar un programa macroeconómico que lograra reducir la deuda pública y la inflación, recuperando el crecimiento y la generación de empleo para combatir la pobreza. Ninguno de esos propósitos, que son compartidos, han sido logrados. La deuda pública se incrementó al igual que la inflación, el desempleo y la pobreza, mientras que el PIB ha caído el 5,8% al cabo del primer trimestre de este año. Es más que evidente cuán lejos está la Argentina de empezar a crecer si se sigue este camino«.

Por otro lado, resaltó que «el programa económico vigente no es nuestro programa» y consideró que «compromete a nuestro país muy por encima de sus propias posibilidades. Argentina vive desde hace tiempo en un default encubierto que no asoma solo por la ‘asistencia’ del FMI en favor de la continuidad de políticas muy nocivas para el desarrollo argentino«.

«A nuestro juicio, el endeudamiento y su repago siempre deben guardar una lógica correlación con el crecimiento fruto de la producción y el empleo. Ese es, sin dudas, nuestro principal objetivo. Buscamos estabilizar la economía para poder crecer como condición necesaria para pagar nuestras deudas», remarcó.

Melisa Delgado Niglia