Compartir

Las comunicaciones telefónicas, en su mayoría, comparten una modalidad: se realizan ante el 911 y no al establecimiento en particular.

En los últimos dos meses se registraron unas 16 amenazas de bomba por día en diferentes escuelas del Conurbano bonaerense, principalmente en colegios de los distritos de Quilmes y Tres de Febrero, aunque también en establecimientos ubicados en otros partidos.

Según datos del Ministerio de Seguridad bonaerense, desde el pasado 10 de julio, con 38 días en los que hubo dictado de clases, se produjeron un total de 641 llamados alertando por la presencia de explosivos en las inmediaciones de colegios públicos y privados.

Voceros de la cartera que conduce Cristian Ritondo explicaron que “las investigaciones determinaron que se trató de menores de edad”, aunque fuentes de la comunidad educativa pidieron “que no se criminalice a los chicos” y advirtieron que “esto parece algo organizado”, según publicó Diario Popular.

Las comunicaciones telefónicas, en su mayoría, comparten una modalidad: se realizan ante el 911 y no al establecimiento en particular.

Tras el aviso, se activa el protocolo de evacuación, que genera un engorroso proceso del que participan agentes de Defensa Civil, Bomberos Voluntarios, el SAME, Policía Local y Bonaerense, Tránsito y la Brigada Antiexplosivos.

Las advertencias al principio generan miedo, pero al hacerse cotidianas provocan el hartazgo de alumnos, docentes y padres.

Compartir

Comentarios