Lo dijo Axel Kicillof durante su estadía en  Jerusalén donde acompaña al presidente Alberto Fernández.

El gobernador bonaerense se refirió a la negociación con los bonistas bonaerenses, luego de que se conociera la decisión de estirar hasta el 31 de enero el plazo la definición de si aceptarán el pedido de diferimiento de deuda solicitado por la Provincia por un vencimiento de US$ 250 millones.

El gobernador sostuvo que “sigue abierto un proceso de diálogo” y aseguró que “hay bonistas que ya aceptaron la propuesta de la Provincia, pero hay otros con quienes veníamos dialogando la posibilidad de extender el plazo”.

Cabe recordar que para concretar la postergación del plazo de pago hasta el 1 de mayo, se requiere de la aceptación del 75% de los tenedores de bonos.

“Se está pidiendo exclusivamente que se posponga este vencimiento de capital para cuando ya esté más afincado el Gobierno”, señaló Kicillof.

LF