El “cazador” de planetas de la NASA “Tess” ha encontrado tres “exoplanetas” (fuera del Sistema Solar) que podrían ser el eslabón perdido para comprender la formación planetaria, ya que reúnen unas características completamente diferentes a las de ningún otro conocido hasta ahora.

El satélite Tess fue lanzado el pasado año desde Cabo Cañaveral con la misión de analizar cerca de 20.000 exoplanetas y escudriñar las posibilidades de que en alguno de ellos se den las condiciones necesarias para albergar vida.

Investigadores de instituciones científicas y académicas de varios países han analizado los datos facilitados por el Tess y publicaron los resultados de su investigación en la revista Nature Astronomy.

De los tres nuevos exoplanetas descubiertos ahora (bautizados como TOI-270), uno es rocoso y ligeramente más grande que la Tierra y los otros dos son gaseosos y miden aproximadamente el doble que nuestro planeta, según informa la Universidad de California, que ha liderado esta investigación.

El nuevo “sistema” -tres planetas y su estrella anfitriona- ha recibido ese nombre por ser el objeto de interés número 270 que descubre el satélite de la NASA (Tess Object of Interest).

El más pequeño de estos cuerpos descubierto ahora estaría además en una zona habitable -a una distancia de su estrella más próxima lo suficientemente lejana como para permitir la existencia de océanos de agua líquida-, según los datos facilitados por esta Universidad.

El tamaño intermedio de los nuevos planetas es, según subrayó este Instituto en un comunicado, ideal para conocer si los planetas pequeños y rocosos como la Tierra y los más grandes como Neptuno siguen un mismo camino o si evolucionan de una forma completamente diferente.

“Es posible. La Tierra no está en su mejor momento en términos de formación continental y de circulación marina y no es por el hombre. Hay mundos que pueden ser más fértiles, más rápidos, más productivos”, expresó en diálogo con la 97.7 el astrólogo Esteban Tablón.

Melisa Delgado Niglia