Así se manifestó   Gustavo Marangoni,  en  referencia a la polémica  por las propuesta de  Alberto Fernández  de subir la alícuota de Bienes Personales, para recaudar con una mayor presión impositiva sobre las personas físicas.

“Bienes Personales es un impuesto que grava las propiedades o bienes de aquellos que, después de determinado, valor tiene que tributar sobre el mismos”, explicó el politólogo.

Y continó: “Como cada uno paga en virtud de lo que tiene es un impuesto progresivo, a diferencia del IVA que lo pagan todos. Eso es en la teoría, pero en la práctica, el problema es que como no se ajusta por inflación terminan pagando bienes personales quienes tienen una propiedad de 30 mil dólares, que claramente no se puede considerar una persona de alto poder adquisitivo”.

En ese sentido, el ex presidente del Banco Provincia, contó que “el candidato del Frente de Todos  ha planteado la necesidad de recaudar más y  uno de los puntos   para llevar adelante esta propuesta  es justamente recalibrando este impuesto modificando la alícuota  a partir de la capacidad contributiva de los sectores más ricos”.

“Acá hay un tema, como el anuncio se hizo de antemano y es un impuesto que gravan los bienes de las personas, puede pasar que haya individuos que cambien sus propiedades a la forma de sus empresas, con lo cual  ya dejan de pagar  y estarían eludiendo el pago de este impuesto”,  señaló.

Además   Marangoni  indicó que  esta  idea  nace de la  necesidad de “ ampliar la base tributaria·, pero  aclaró que es imprescindible “que se haga con equidad para que el que más tiene más tenga que pagar”.

Por otro lado,  el  columnista, fue consultado por el vencimientos de deuda por alrededor de 600 millones de dólares, que deberá afrontar  esta semana el gobierno  y  utilizaría reservas del Banco Central para hacer frente a esos compromisos. “Es una información  de alta naturaleza política , más que económica”, dijo.

“Sabemos que en la últimas semana, el gobierno, con el aval del FMI, ha decido frente al no desembolso de la última cuota de 5400 millones de dólares usar  unos fondos que estaban como indisponibles, que ahora están disponibles, de  7200 millones para hacer frente  a distintos pagos”,   manifestó Marangoni.

Y contó que otro de los motivos de  esta ampliación de reservas de libre disponibilidad   se hizo  para “hacer frente a las  demanda de dólares minoristas que siguen drenando de las reservas”.

“Todas estas proyecciones hacen suponer que el próximo gobierno va a recibir los tanques prácticamente vacíos y pone  en una situación de  muy difícil arranque, porque cuando uno tiene  nulas o escasas reservas crece las posibilidades de devaluación y también se carece   de la herramienta fundamental para enfrentar los compromisos  externos de la Argentina”.

En ese contexto,  explicó que Alberto Fernández “se está planteando la necesidad de renegociar la deuda y de qué manera se pueden  utilizar los pocos dólares que quedar  de una manera constructiva

“Evidentemente el gobierno ha decidido no hacer más restrictivo el cepo  para la ventas de dólares individuales, para no dañar más aún su reputación, sobre todo ante sectores medios, pero  a esta altura del partido, suena , por lo menos, dudoso y cuestionable que teniendo, este nivel de escasísimas reservas , se as este utilizando del modo que de las  está utilizando”, puntualizó Marangoni.  

NG