El partido bonaerense de La Plata se sumó a la iniciativa de otros municipios respecto de restringir la venta de productos no esenciales en los supermercados con el fin de «evitar la competencia desleal» en el marco del endurecimiento de la cuarentena.

  «Después de mucho diálogo y, entendiendo la situación de todos los sectores, acordamos con los hipermercados que se centren en vender productos esenciales», sostuvo el intendente local, Julio Garro.

  «Así, evitamos la competencia desleal con los comercios barriales», añadió el dirigente de Juntos por el Cambio.

   La Municipalidad platense aseguró además que realizará visitas de control del cumplimiento en las góndolas dedicadas a la industria textil, juguetes, artículos del hogar, electrónica y bazar.

   Días atrás, Tres de Febrero y Lanús habían acordado con los hipermercados cerrar las góndolas de productos no esenciales para fomentar el comercio barrial en medio de la crisis por la pandemia.

   Ante la puesta en marcha de la iniciativa, los clientes comenzaron a encontrar en los supermercados cintas para evitar la circulación en ciertos sectores o carteles con la leyenda:»No pasar».

  La medida regirá hasta el 17 de julio, fecha en la que concluye el endurecimiento de la cuarentena en el AMBA, en la que se sólo se puede salir a «buscar provisiones que hagan falta para la vida cotidiana».

   Al referirse al lapso en el que durará la virtual vuelta a la fase 1, la intendencia de Lanús apuntó en sus redes sociales: «¿Necesitás estos productos? Comprale al local barrial que vende ´online´».

   Por su parte, el municipio de Tres de Febrero subrayó que se trata de una iniciativa que «busca una equidad en defensa de los comercios de cercanía».

   El intendente del partido del oeste del Conurbano, Diego Valenzuela, consideró «injusto para un comerciante barrial que le prohíban abrir su negocio y que sus mismos productos se consigan en un hipermercado».

  «No puede ser que en un supermercado se pueda comprar medias o cualquier producto de indumentaria, pero no en el comercio de cercanía que tenemos a la vuelta de casa», insistió Valenzuela.

   A la iniciativa de limitar el acceso a la mercadería no esencial también se habían sumado los municipios de Merlo, Hurlingham, La Matanza y Morón, por lo que ya son seis en total con la nueva modalidad.

   La Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) destacó la medida y pidió que se extienda al resto del AMBA, mientras que la Federación de Comercio e Industria de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (FECOBA) había reclamado su puesta en marcha al Gobierno en reiteradas oportunidades.

Agenhoy