La CGT confirmó hoy que puso «a disposición del Poder Ejecutivo Nacional toda la infraestructura edilicia de las organizaciones sindicales», y sus «instituciones de salud», a fin de contener la pandemia del coronavirus.

De esta forma, el Poder Ejecutivo podría utilizar sedes sindicales para el aislamiento de determinadas personas como las que están en situación de calle, y disponer que las clínicas sindicales atiendan a pacientes infectados con coronavirus o alojar a potenciales enfermos leves.

«Valoramos positivamente el plan de acción y los protocolos desarrollados por el Ministerio de Salud para contener con prontitud el brote de la infección. Hoy más que nunca reafirmamos el valor social determinante de un Estado presente y activo en el combate contra esta grave epidemia», sostuvo la central en un comunicado.

En ese marco, señaló que «los trabajadores argentinos organizados» asumirán el compromiso «que la epidemia impone» y que «los sindicatos» colaborarán en «la concientización de todos los trabajadores para que cumplan con sus obligaciones ciudadanas» dispuestas por el decreto del aislamiento obligatorio.

La CGT afirmó que los trabajadores de aquellas actividades que deban continuar con sus tareas para garantizar los servicios esenciales de los ciudadanos «redoblarán esfuerzos para poder satisfacer las demandas y atender las necesidades de todos». Y planteó su confianza en que los trabajadores exceptuados de prestar servicios «guardarán el aislamiento social decretado».  

Liliana Lopez