Huawei presentó en Berlín su nueva gama de teléfonos insinga, los Mate 30, la primera que llega luego de la prohibición comercial estadounidense y que por lo tanto funcionará con una versión de código abierto de Android pero sin acceso a aplicaciones de Google, como Gmail, Maps o Youtube.

Se trata del primer gran lanzamiento de la empresa china luego de que en mayo el gobierno de Estados Unidos la colocara en la lista negra (la «Lista de Entidades») del Departamento de Comercio, lo que en los hechos le prohíbe comprar suministros de empresas estadounidenses.

Esa restricción comercial, que abarca tanto a piezas de hardware -como procesadores o micrófonos- como de software -aplicaciones-, apuntó a romper la cadena de suministros de Huawei, segundo fabricante mundial de teléfonos, y generó expectativas sobre cómo el fabricante asiático se las arreglaría para seguir vendiendo sus smartphones.

Si bien los Mate 30 vienen con una versión de código abierto de Android, llegan sin licencia de Google y por lo tanto los propietarios de estos equipos no podrán acceder a los servicios ni a las apps del gigante de Internet, ni siquiera a la tienda Play Store para descargar aplicaciones.

Huawei ofrecerá en cambio una interfaz propia, con aplicaciones alternativas, como lo viene haciendo desde hace años en China, donde la gran mayoría de las apps de Google no están disponibles desde que en 2010 la empresa norteamericana abandonó el país por desacuerdos con Beijing sobre el respeto por los derechos humanos.

Richard Yu, CEO de la división de consumo de Huawei y encargado de la presentación (transmitida en vivo por Youtube), no abordó este tema durante los 90 minutos que habló frente al auditorio sobre las características de los nuevos equipos.

Sin embargo, un vocero de la empresa citado por la BBC aseguró que aplicaciones como Facebook, Instagram y WhatsApp estarán disponibles a través de la tienda propia de apps, llamada Huawei App Gallery.

Agregó además que hay una manera de «cargar» las aplicaciones de Google y que el personal de la empresa aconsejaría a los clientes cómo hacerlo, aunque sostuvo que es posible que no funcionen tan bien como de costumbre.

Y aseguró desde el escenario que la empresa invertirá 1.000 millones de dólares en su ecosistema de aplicaciones para alentar a los desarrolladores a hacer compatibles sus aplicaciones, y afirmó que más de 45 mil aplicaciones ya habían integrado la tecnología de la empresa.

Analistas citados por medios especializados manifestaron su intriga por saber cómo reaccionarán los consumidores ante esta apuesta, sobre todo en Europa, donde el fabricante chino tiene 500 millones de clientes.
Para contrarrestar la falta de servicios de Google, Huawei ofrece en estos nuevos equipos un hardware de muy alta gama que, según Richard Yu, hacen del Mate 30 un teléfono con cámaras superiores y pantallas más brillantes y envolventes que las del nuevo iPhone 11, lanzado la semana pasada.

El Mate 30 trae en sus entrañas un procesador que es considerado como el más potente del mercado, el Kirin 990, que integra una gran capacidad de procesamiento con conectividad 5G.

Quedará por ver si la gran capacidad de cómputo y demás prestaciones de los nuevos equipos chinos logran superar el golpe a la cadena de suministros impuesto por la Casa Blanca, con la excusa de que estos dispositivos amenazan la seguridad nacional porque Beijing los puede usar para espiar.

LF